San Manuel Bueno, mártir | Capítulo 5

San Manuel Bueno, mártir | Capítulo 5

 

Solía acompañar al médico en su visita, y recalcaba las prescripciones de éste. Se interesaba, sobre todo, en los embarazos y en la crianza de los niños, y estimaba como una de las mayores blasfemias aquello de «¡teta y gloria!» y lo otro de «angelitos al cielo». Le conmovía profundamente la muerte de los niños.

-Un niño que nace muerto o que se muere recién nacido y un suicidio -me dijo una vez- son para mí de los más terribles misterios: ¡un niño en cruz!

Y como una vez, por haberse quitado uno la vida, le preguntara el padre del suicida, un forastero, si le daría tierra sagrada, le contestó:

-Seguramente, pues en el último momento, en el segundo de la agonía, se arrepintió sin duda alguna.

Iba también a menudo a la escuela a ayudar al maestro, a enseñar con él, y no sólo el catecismo. Y es que huía de la ociosidad y de la soledad. De tal modo, que por estar con el pueblo, y sobre todo con el mocerío y la chiquillería, solía ir al baile. Y más de una vez se puso en él a tocar el tamboril para que los mozos y las mozas bailasen, y esto, que en otro hubiera parecido grotesca profanación del sacerdocio, en él tomaba un sagrado carácter y como de rito religioso. Sonaba el ángelus, dejaba el tamboril y el palillo, se descubría, y todos con él, y rezaba: «El ángel del Señor anunció a María: Ave María...». Y luego:

-Y ahora a descansar para mañana.

 

Capítulos


Capítulo 1


Capítulo 2


Capítulo 3


Capítulo 4


Capítulo 5


Capítulo 6