Selección de poemas clásicos.
Narrador: Francisco Fernández.

 

Título: A un velón que era juntamente reloj, moralizando su forma
Autor: Gabriel Bocángel
Narrador: Francisco Fernández

 

A un velón que era juntamente reloj, moralizando su forma

Esta partida imagen de la vida,
reloj luciente o lumbre numerosa,
que la describe fácil como rosa
de un soplo, de un sosiego interrumpida;

esta llama que al sol desvanecida,
más que llama parece mariposa;
esta esfera fatal que, rigurosa,
cada momento suyo es homicida:

es, Fabio, un doble ejemplo. No te estorbes
al desengaño de tu frágil suerte:
términos tiene el tiempo y la hermosura.

Título: A la muerte de Lisi
Autor: Luis Carrillo y Sotomayor
Narrador: Francisco Fernández

 

A la muerte de Lisi

 

Altivo intento, sí, pero debido,
vista amarga intentáis de humor y vacía,
bien que copioso venza, noche fría,
tu sagrado silencio su rüido.

Yace de sueño frío, ay, ya vencido
aquel divino peso al claro día.
¡Grande ausencia amenazas, prenda mía,
fábula de escarmiento al mundo has sido!

Id, tristes ojos, a la tumba amada,
ay, no sólo por Lisi lastimosa
solicite a dolor la piedra helada.

Título: Soneto que declara qué es ser poeta
Autor: Jacinto Alonso Maluenda
Narrador: Francisco Fernández

 

Soneto que declara qué es ser poeta

El ser poeta es bella, heroica acción,
el dulce y sonoro retintín:
a una mujer muy fea, serafín
le llaman los versistas, y a Faetón

he visto yo a un poeta remendón
porque acaba el consonante en in,
llamarle algunas veces Faetín,
que fuerza un consonante más que Amón.

Con uno y lo otro alegre parabién,
mil alabanzas a los versos dan,
de los poetas laurear se ven.

Título: Arguye de inconsecuentes el gusto y la censura de los hombres que en las mujeres acusan lo que causa
Autor: Sor Juana Inés de la Cruz
Narrador: Francisco Fernández

 

Arguye de inconsecuentes el gusto y la censura de los hombres que en las mujeres acusan lo que causa

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia,
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Título: Amor constante más allá de la muerte
Autor: Francisco de Quevedo
Narrador: Francisco Fernández

 

Amor constante más allá de la muerte

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido,

Título: Desde la torre
Autor: Francisco de Quevedo
Narrador: Francisco Fernández

 

Desde la torre

Retirado en la paz de estos desiertos,
con pocos, pero doctos libros juntos,
vivo en conversación con los difuntos
y escucho con mis ojos a los muertos.

Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
o enmiendan, o fecundan mis asuntos;
y en músicos callados contrapuntos
al sueño de la vida hablan despiertos.

Las grandes almas que la muerte ausenta,
de injurias de los años, vengadora,
libra, ¡oh gran don Josef!, docta la emprenta.

Título: Sátira contra los malos escritores de este siglo
Autor: José Gerardo de Hervás
Narrador: Francisco Fernández

 

Título: Pronuncia con sus nombres los trastos y miserias de la vida
Autor: Francisco de Quevedo
Narrador: Francisco Fernández

 

Pronuncia con sus nombres los trastos y miserias de la vida

La vida empieza en lágrimas y caca,
luego viene la mu, con mama y coco,
síguense las viruelas, baba y moco,
y luego llega el trompo y la matraca.

En creciendo, la amiga y la sonsaca,
con ella embiste el apetito loco,
en subiendo a mancebo, todo es poco,
y después la intención peca en bellaca.

Llega a ser hombre, y todo lo trabuca,
soltero sigue toda Perendeca,
casado se convierte en mala cuca.

Título: Pinta a un doctor en medicina que se quería casar
Autor: Francisco de Quevedo
Narrador: Francisco Fernández

 

Pinta a un doctor en medicina que se quería casar

Pues me hacéis casamentero,
Ángela de Mondragón,
escuchad de vuestro esposo
las grandezas y el valor.
 
Él es un Médico honrado,
por la gracia del Señor,
que tiene muy buenas letras
en el cambio y el bolsón.
 
Quien os lo pintó cobarde
no lo conoce, y mintió,
que ha muerto más hombres vivos
que mató el Cid Campeador.
 
En entrando en una casa
tiene tal reputación,
que luego dicen los niños:

Título: La canción del pirata
Autor: José de Espronceda
Narrador: Francisco Fernández

 

Canción del pirata

Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela,
no corta el mar, sino vuela,
un velero bergantín;
bajel pirata que llaman
por su bravura el Temido
en todo el mar conocido
del uno al otro confín.

La luna en el mar riela,
en la lona gime el viento
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y ve el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
Y allá a su frente Estambul: