'Platero y yo', de Juan Ramón Jiménez (1914)

CAPÍTULOS

01:37 - I. Platero
03:06 - II. Mariposas blancas
04:13 - III. Juegos del anochecer
05:52 - IV. El eclipse
07:55 - V. Escalofrío
09:17 - VI. La miga
11:11 - VII. El loco
12:36 - VIII. Judas
14:15 - IX. Las brevas
16:30 - X. ¡Ángelus!
18:13 - XI. El moridero
20:04 - XII. La púa
21:16 - XIII. Las golondrinas
23:06 - XIV. La cuadra
24:36 - XV. El potro castrado
27:04 - XVI. La casa de enfrente
29:01 - XVII. El niño tonto
30:25 - XVIII. La fantasma
33:17 - XIX. Paisaje grana
34:50 - XX. El loro
36:51 - XXI. La azotea
38:51 - XXII. Retorno
40:34 - XXIII. La verja cerrada
42:25 - XXIV. Don José, el cura
44:24 - XXV. La primavera
46:03 - XXVI. El aljibe
48:12 - XXVII. El perro sarnoso
49:52 - XXVIII. Remanso
52:14 - XXIX. Idilio de abril
53:43 - XXX. El canario vuela
55:18 - XXXI. El demonio
58:10 - XXXII. Libertad
59:52 - XXXIII. Los húngaros
01:01:52 - XXXIV. La novia
01:04:16 - XXXV. La sanguijuela
01:06:17 - XXXVI. Las tres viejas
01:07:57 - XXXVII. La carretilla
01:09:39 - XXXVIII. El pan
01:11:16 - XXXIX. Áglae
01:12:58 - XL. El pino de la corona
01:14:56 - XLI. Darbón
01:16:45 - XLII. El niño y el agua
01:18:34 - XLIII. Amistad
01:20:00 - XLIV. La arrulladora
01:21:21 - XLV. El árbol del corral
01:23:32 - XLVI. La tísica
01:24:55 - XLVII. El rocío
01:27:31 - XLVIII. Ronsard
01:29:09 - XLIX. El tío de las vistas
01:30:59 - L. La flor del camino
01:32:18 - LI. Lord
01:34:58 - LII. El pozo
01:36:51 - LIII. Albérchigos
01:39:44 - LIV. La coz
01:41:54 - LV. Asnografía
01:43:34 - LVI. Corpus
01:46:31 - LVII. Paseo
01:48:20 - LVIII. Los gallos
01:51:28 - LIX. Anochecer
01:53:18 - LX. El sello
01:55:35 - LXI. La perra parida
01:57:14 - LXII. Ella y nosotros
01:58:21 - LXIII. Gorriones
02:00:36 - LXIV. Frasco Vélez
02:01:53 - LXV. El verano
02:03:23 - LXVI. Fuego en los montes
02:05:36 - LXVII. El arroyo
02:07:32 - LXVIII. Domingo
02:09:04 - LXIX. El canto del grillo
02:11:32 - LXX. Los toros
02:13:40 - LXXI. Tormenta
02:15:54 - LXXII. Vendimia
02:18:07 - LXXIII. Nocturno
02:19:54 - LXXIV. Sarito
02:21:06 - LXXV. Última siesta
02:22:28 - LXXVI. Los fuegos
02:24:20 - LXXVII. El vergel
02:26:32 - LXXVIII. La luna
02:27:42 - LXXIX. Alegría
02:29:12 - LXXX. Pasan los patos
02:30:08 - LXXXI. La niña chica
02:32:02 - LXXXII. El pastor
02:33:42 - LXXXIII. El canario se muere
02:35:50 - LXXXIV. La colina
02:37:23 - LXXXV. El otoño
02:38:21 - LXXXVI. El perro atado
02:40:00 - LXXXVII. La tortuga griega
02:42:33 - LXXXVIII. Tarde de octubre
02:43:37 - LXXXIX. Antonia
02:45:41 - XC. El racimo olvidado
02:47:23 - XCI. Almirante
02:49:14 - XCII. Viñeta
02:50:38 - XCIII. La escama
02:52:29 - XCIV. Pinito
02:54:35 - XCV. El río
02:56:50 - XCVI. La granada
02:59:11 - XCVII. El cementerio viejo
03:01:19 - XCVIII. Lipiani
03:03:01 - XCIX. El castillo
03:04:47 - C. La plaza vieja de toros
03:06:35 - CI. El eco
03:09:11 - CII. Susto
03:10:30 - CIII. La fuente vieja
03:12:20 - CIV. Camino
03:13:38 - CV. Piñones
03:15:52 - CVI. El toro huido
03:17:43 - CVII. Idilio de noviembre
03:18:52 - CVIII. La yegua blanca
03:20:56 - CIX. Cencerrada
03:22:47 - CX. Los gitanos
03:24:30 - CXI. La llama
03:26:41 - CXII. Convalecencia
03:28:12 - CXIII. El burro viejo
03:30:08 - CXIV. El alba
03:31:32 - CXV. Florecillas. A mi madre
03:33:16 - CXVI. Navidad
03:35:01 - CXVII. La calle de la ribera
03:36:55 - CXVIII. El invierno
03:38:35 - CXIX. Leche de burra
03:40:43 - CXX. Noche pura
03:41:56 - CXXI. La corona de perejil
03:44:10 - CXXII. Los Reyes Magos
03:46:28 - CXXIII. 'Mons-urium'
03:48:22 - CXXIV. El vino
03:49:52 - CXXV. La fábula
03:52:08 - CXXVI. Carnaval
03:53:59 - CXXVII. León
03:56:01 - CXXVIII. El molino de viento
03:57:37 - CXXIX. La torre
03:59:02 - CXXX. Los burros del arenero
03:59:30 - CXXXI. Madrigal
04:01:00 - CXXXII. La muerte
04:02:46 - CXXXIII. Nostalgia
04:04:20 - CXXXIV. El borriquete
04:05:46 - CXXXV. Melancolía
04:07:23 - CXXXVI. A Platero en el cielo de Moguer
04:08:45 - CXXXVII. Platero de cartón
04:10:19 - CXXXVIII. A Platero, en su tierra
 
 

PROLOGUILLO

Suele creerse que yo escribí Platero y yo para los niños, que es un libro para niños.

No. En 1913, La lectura, que sabía que yo estaba con ese libro me pidió que adelantase un conjunto de sus páginas más idílicas para su Biblioteca Juventud. Entonces, alterando la idea momentaneamente escribí este prólogo:

 

ADVERTENCIA A LOS HOMBRES QUE LEAN ESTE LIBRO PARA NIÑOS

 

Este breve libro, en donde la alegría y la pena son gemelas, cual las orejas de Platero, estaba escrito para... ¡qué se yo para quién!... para quien escribimos los poetas líricos... Ahora que va a los niños,no le quito ni le pongo una coma. ¡Qué bien!

“Dondequiera que haya niños— dice Novalis —existe una edad de oro.” Pues por esa edad de oro,que es como una isla espiritual caída del cielo, anda el corazón del poeta,y se encuentra allí tan agusto, que su mejor deseo sería no tener que abandonarlo nunca.
 
¡Isla de gracia, de frescura y de dicha, edad de oro de los niños;  simpre te hallé yo en mi vida, mar de duelo; y que tu brisa me dé su lira,  alta y, a veces, sin sentido, igual que el trino de la alondra en el sol blanco del amanecer!  
 

 

Añadir nuevo comentario

¿No aparece? Lo verás después de guardar el comentario