'Cuadernos de Hiroshima', de Kenzaburo Oé | Audiolibro

Título: Cuadernos de Hiroshima
Autor: Kenzaburo Oé
Narrador: Francisco Fernández

 

Mostrar capítulos

CAPÍTULOS

Prefacio a la edición italiana de 2007  (00:00:10)
Prólogo: Hacia Hiroshima  (00:04:38)
I. Primer viaje a Hiroshima  (00:31:02)
II. Regreso a Hiroshima  (01:40:47)
III. Los moralistas de Hiroshima  (02:31:01)
IV. Sobre la dignidad humana  (03:17:23)
V. La gente que no se rinde  (03:55:49)
VI. Un hombre auténtico  (04:39:24)
VII. Otros viajes a Hiroshima  (05:15:40)
Epílogo: Desde Hiroshima  (05:59:45)
Tsunami (entrevista con Philippe Pons)  (06:38:53)

Imagen
Kenzaburo Oé

 

Cuadernos de Hiroshima es un libro que recoge el testimonio de un periodista sobre la tragedia humana provocada por las armas nucleares sin detenerse ni un momento en los detalles de su poder destructivo. Es un libro que habla de los hibakusha, los supervivientes de un bombardeo atómico, del modo concreto en que perdieron la vida o sobrevivieron a costa de padecer sufrimientos atroces.
 
Todos los veranos me dirigía al Hospital de la bomba atómica de Hiroshima para entrevistar a varios pacientes y con frecuencia, transcurrido un año, me daba cuenta de que no encontraba vivo ni siquiera a uno de los que había entrevistado el año anterior. En este libro he escrito acerca de los médicos que, incluso sin comprender la verdadera naturaleza del artefacto que devastó la ciudad y sin estar en posesión de conocimientos específicos sobre radiactividad, dieron socorro a los hibakusha con absoluta abnegación.

 

Imagen
Audiolibro de Cuadernos de Hiroshima, de Kenzaburo Oé

Viktor Frankl

«Un psicólogo en un campo de concentración». Este libro no pretende ser un informe sobre hechos y sucesos, sino el relato de experiencias personales, experiencias que han sufrido millones de personas una y otra vez. Es la historia del interior de un campo de concentración, contada por uno de sus supervivientes.


José Ortega y Gasset

Entre las muchas ideas geniales, aunque mal desarrolladas, del genial francés Guyau, hay que contar su intento de estudiar el arte desde el punto de vista sociológico. Al pronto le ocurriría a uno pensar que parejo tema es estéril. Tomar el arte por el lado de sus efectos sociales se parece mucho a tomar el rábano por las hojas o a estudiar el hombre por su sombra.


Mariano José de Larra

La política, interés principal que absorbe y llena en el día todo espacio que a la pública curiosidad ofrecen en sus columnas los periódicos, nos ha impedido hasta ahora señalar en el nuestro a la literatura el lugar que de derecho le corresponde.


Henry David Thoreau

El mayor elogio que me dedicaron en toda mi vida fue cuando alguien me preguntó qué opinaba y esperó mi respuesta. Cuando ocurre algo así me sorprendo, aunque por supuesto me agrada, ya que se hace un uso tan poco corriente de mí, que siento como si se me conociera y respetara.