'La tregua', de Mario Benedetti | Audiolibro 🎧📚

Título: La tregua
Autor: Mario Benedetti
Narrador: Francisco Fernández

 

Capítulos de La tregua

Mostrar capítulos

CAPÍTULOS

11 de febrero  (00:02:48)
18 de febrero  (00:05:22)
19 de febrero  (00:08:06)
21 de febrero  (00:11:16)
22 de febrero  (00:12:07)
23 de febrero  (00:12:58)
24 de febrero  (00:16:34)
25 de febrero  (00:17:21)
27 de febrero  (00:21:40)
28 de febrero  (00:23:26)
1 de marzo  (00:26:44)
2 de marzo  (00:29:00)
12 de marzo  (00:33:04)
13 de marzo  (00:34:13)
15 de marzo  (00:36:45)
16 de marzo  (00:37:14)
17 de marzo  (00:39:05)
18 de marzo  (00:41:13)
19 de marzo  (00:43:13)
21 de marzo  (00:45:15)
22 de marzo  (00:52:06)
24 de marzo  (00:54:11)
25 de marzo  (00:55:24)
27 de marzo  (00:55:48)
28 de marzo  (00:57:41)
29 de marzo  (00:58:31)
30 de marzo  (01:01:26)
31 de marzo  (01:03:12)
1 de abril  (01:04:17)
2 de abril  (01:08:02)
4 de abril  (01:10:39)
5 de abril  (01:14:07)
6 de abril  (01:16:18)
7 de abril  (01:17:49)
9 de abril  (01:25:39)
10 de abril  (01:26:21)
11 de abril  (01:26:34)
12 de abril  (01:27:21)
14 de abril  (01:30:31)
16 de abril  (01:31:13)
17 de abril  (01:31:48)
18 de abril  (01:32:36)
20 de abril  (01:36:13)
22 de abril  (01:36:24)
24 de abril  (01:38:21)
26 de abril  (01:41:24)
28 de abril  (01:43:56)
29 de abril  (01:44:23)
30 de abril  (01:47:14)
1 de mayo  (01:47:51)
2 de mayo  (01:48:32)
4 de mayo  (01:51:28)
5 de mayo  (01:52:44)
7 de mayo  (01:56:59)
8 de mayo  (02:00:26)
9 de mayo  (02:02:06)
10 de mayo  (02:02:36)
11 de mayo  (02:07:06)
12 de mayo  (02:07:28)
13 de mayo  (02:08:37)
15 de mayo  (02:09:39)
16 de mayo  (02:12:40)
17 de mayo  (02:14:19)
18 de mayo  (02:18:29)
19 de mayo  (02:22:26)
20 de mayo  (02:29:15)
21 de mayo  (02:29:37)
24 de mayo  (02:29:50)
26 de mayo  (02:32:00)
28 de mayo  (02:35:28)
30 de mayo  (02:38:53)
31 de mayo  (02:39:56)
2 de junio  (02:41:18)
4 de junio  (02:44:31)
7 de junio  (02:45:09)
9 de junio  (02:49:22)
10 de junio  (02:51:31)
11 de junio  (02:52:42)
14 de junio  (02:53:04)
15 de junio  (02:55:22)
16 de junio  (02:56:04)
20 de junio  (03:00:55)
21 de junio  (03:01:24)
22 de junio  (03:04:05)
23 de junio  (03:03:04)
24 de junio  (03:15:09)
25 de junio  (03:19:47)
26 de junio  (03:19:54)
27 de junio  (03:20:04)
28 de junio  (03:20:22)
29 de junio  (03:21:00)
30 de junio  (03:22:42)
3 de julio  (03:30:36)
4 de julio  (03:36:31)
6 de julio  (03:39:18)
7 de julio  (03:43:43)
8 de julio  (03:46:16)
9 de julio  (03:46:44)
10 de julio  (03:46:55)
13 de julio  (03:49:23)
15 de julio  (03:54:20)
17 de julio  (03:56:06)
18 de julio  (04:00:13)
19 de julio  (04:01:12)
20 de julio  (04:01:30)
21 de julio  (04:04:20)
22 de julio  (04:07:05)
23 de julio  (04:09:51)
26 de julio  (04:10:45)
27 de julio  (04:14:38)
30 de julio  (04:16:25)
1 de agosto  (04:21:47)
3 de agosto  (04:24:10)
4 de agosto  (04:27:19)
7 de agosto  (04:38:36)
8 de agosto  (04:40:27)
12 de agosto  (04:41:12)
15 de agosto  (04:43:43)
16 de agosto  (04:43:57)
17 de agosto  (04:47:47)
18 de agosto  (04:50:26)
19 de agosto  (04:53:53)
20 de agosto  (04:54:28)
21 de agosto  (04:54:46)
22 de agosto  (04:55:09)
23 de agosto  (04:55:31)
24 de agosto  (05:01:07)
25 de agosto  (05:03:18)
26 de agosto  (05:07:47)
27 de agosto  (05:10:06)
28 de agosto  (05:13:48)
29 de agosto  (05:14:16)
30 de agosto  (05:18:31)
31 de agosto  (05:19:18)
1 de setiembre  (05:20:23)
2 de setiembre  (05:20:45)
3 de setiembre  (05:21:33)
4 de setiembre  (05:24:59)
5 de setiembre  (05:25:59)
6 de setiembre  (05:26:47)
7 de setiembre  (05:27:51)
8 de setiembre  (05:28:33)
9 de setiembre  (05:29:50)
10 de setiembre  (05:31:10)
11 de setiembre  (05:35:05)
12 de setiembre  (05:35:58)
13 de setiembre  (05:38:46)
14 de setiembre  (05:39:30)
15 de setiembre  (05:40:36)
16 de setiembre  (05:44:32)
17 de setiembre  (05:45:25)
18 de setiembre  (05:45:33)
19 de setiembre  (05:46:00)
20 de setiembre  (05:46:16)
21 de setiembre  (05:46:50)
22 de setiembre  (05:47:10)
23 de setiembre  (05:47:26)
17 de enero  (05:47:41)
22 de enero  (05:55:56)
24 de enero  (05:58:49)
26 de enero  (05:59:25)
28 de enero  (06:03:59)
31 de enero  (06:04:35)
3 de febrero  (06:05:11)
6 de febrero  (06:05:34)
13 de febrero  (06:09:39)
14 de febrero  (06:14:36)
15 de febrero  (06:14:54)
16 de febrero  (06:15:09)
18 de febrero  (06:19:02)
20 de febrero  (06:19:12)
23 de febrero  (06:19:42)
24 de febrero  (06:20:11)
25 de febrero  (06:20:55)
26 de febrero  (06:21:17)
27 de febrero  (06:21:34)
28 de febrero  (06:22:04)

 

Lunes 11 de febrero

Sólo me faltan seis meses y veintiocho días para estar en condiciones de jubilarme. Debe hacer por lo menos cinco años que llevo este cómputo diario de mi saldo de trabajo. Verdaderamente, ¿preciso tanto el ocio? Yo me digo que no, que no es el ocio lo que preciso sino el derecho a trabajar en aquello que quiero. ¿Por ejemplo? El jardín, quizá. Es bueno como descanso activo para los domingos, para contrarrestar la vida sedentaria y también como secreta defensa contra mi futura y garantizada artritis. Pero me temo que no podría aguantarlo diariamente. La guitarra, tal vez. Creo que me gustaría. Pero debe ser algo desolador empezar a estudiar solfeo a los cuarenta y nueve años. ¿Escribir? Quizá no lo hiciera mal, por lo menos la gente suele disfrutar con mis cartas. ¿Y eso qué? Imagino una notita bibliográfica sobre «los atendibles valores de ese novel autor que roza la cincuentena» y la mera posibilidad me causa repugnancia. Que yo me sienta, todavía hoy, ingenuo e inmaduro (es decir, con sólo los defectos de la juventud y casi ninguna de sus virtudes) no significa que tenga el derecho de exhibir esa ingenuidad y esa inmadurez. Tuve una prima solterona que cuando hacía un postre lo mostraba a todos, con una sonrisa melancólica y pueril que le había quedado prendida en los labios desde la época en que hacía méritos frente al novio motociclista que después se mató en una de nuestras tantas Curvas de la Muerte. Ella vestía correctamente, en un todo de acuerdo con sus cincuenta y tres; en eso y lo demás era discreta, equilibrada, pero aquella sonrisa reclamaba, en cambio, un acompañamiento de labios frescos, de piel rozagante, de piernas torneadas, de veinte años. Era un gesto patético, sólo eso, un gesto que no llegaba nunca a parecer ridículo, porque en aquel rostro había, además, bondad. Cuántas palabras, sólo para decir que no quiero parecer patético.

 

Audiolibros completos: Novelas


'1984', de George Orwell

1984

Era un día frío y luminoso de abril y los relojes estaban dando las trece. Winston Smith, con la barbilla clavada en el pecho en un esfuerzo por escapar al desagradable viento, pasó a toda prisa entre las puertas de cristal de las Casas de la Victoria, aunque no lo bastante rápido para impedir que se colara tras él un remolino de polvo y suciedad.

'Frankenstein', de Mary Shelley

Frankenstein

El hecho en que se fundamenta esta narración imaginaria ha sido considerado por el doctor Darwin y por otros escritores científicos alemanes como perteneciente, hasta cierto punto, al campo de lo posible. No deseo que pueda creerse que me adhiero plenamente a esta hipótesis, sin embargo, al basar mi narración sobre este punto de partida no pienso haber creado solo un encadenamiento de hechos terroríficos concernientes por entero al orden sobrenatural.

'Niebla', de Miguel de Unamuno

Niebla

Se empeña don Miguel de Unamuno en que ponga yo un prólogo a este su libro en que se relata la tan lamentable historia de mi buen amigo Augusto Pérez y su misteriosa muerte, y yo no puedo menos sino escribirlo, porque los deseos del señor Unamuno son para mí mandatos, en la más genuina acepción de este vocablo.

'La ciudad está triste', de Ramón Díaz Eterovic

La ciudad está triste

Pensaba en la tristeza de la ciudad, cuando golpearon a la puerta, en las luces que esa tarde de invierno veía encenderse paulatinamente a través de la ventana y en las calles donde acostumbro a caminar sin otra compañía que mi sombra y un cigarrillo que enciendo entre las manos, reconociendo que, como la ciudad, estoy solo, esperando que el bullicio cotidiano se extinga para respirar a mi antojo, beber un par de tragos en algún bar de poca monta y regresar a mi oficina con la certeza de que lo único real es la oscuridad y el resuello de los lobos agazapados en las esquinas.