'San Manuel Bueno, mártir', de Miguel de Unamuno (1931)

Título: San Manuel Bueno, mártir
Autor: Miguel de Unamuno
Narrador: Francisco Fernández

 

CAPÍTULOS

00:00:00 - Capítulo 1
03:37:20 - Capítulo 2
00:05:05 - Capítulo 3
00:07:00 - Capítulo 4
00:16:48 - Capítulo 5
00:18:34 - Capítulo 6
00:21:20 - Capítulo 7
00:23:18 - Capítulo 8
00:29:00 - Capítulo 9
00:30:06 - Capítulo 10
00:34:34 - Capítulo 11
00:36:32 - Capítulo 12
00:37:44 - Capítulo 13
00:45:20 - Capítulo 14
00:48:43 - Capítulo 15
00:52:10 - Capítulo 16
00:53:36 - Capítulo 17
00:56:38 - Capítulo 18
01:01:44 - Capítulo 19
01:08:48 - Capítulo 20
01:10:29 - Capítulo 21
01:14:11 - Capítulo 22
01:17:11 - Capítulo 23
01:19:52 - Capítulo 24

 

 

Ahora que el obispo de la diócesis de Renada, a la que pertenece esta mi querida aldea de Valverde de Lucerna, anda, a lo que se dice, promoviendo el proceso para la beatificación de nuestro Don Manuel, o, mejor, san Manuel Bueno, que fue en esta párroco, quiero dejar aquí consignado, a modo de confesión y sólo Dios sabe, que no yo, con qué destino, todo lo que sé y recuerdo de aquel varón matriarcal que llenó toda la más entrañada vida de mi alma, que fue mi verdadero padre espiritual, el padre de mi espíritu, del mío, el de Ángela Carballino.

Al otro, a mi padre carnal y temporal, apenas si le conocí, pues se me murió siendo yo muy niña. Sé que había llegado de forastero a nuestra Valverde de Lucerna, que aquí arraigó al casarse aquí con mi madre. Trajo consigo unos cuantos libros, el Quijote, obras de teatro clásico, algunas novelas, historias, el Bertoldo, todo revuelto, y de esos libros, los únicos casi que había en toda la aldea, devoré yo ensueños siendo niña. Mi buena madre apenas si me contaba hechos o dichos de mi padre. Los de Don Manuel, a quien, como todo el mundo, adoraba, de quien estaba enamorada -claro que castísimamente-, le habían borrado el recuerdo de los de su marido. A quien encomendaba a Dios, y fervorosamente, cada día al rezar el rosario.