'El hombre en busca de sentido', de Viktor Frankl | Audiolibro 🎧📚

Título: El hombre en busca de sentido
Autor: Viktor Frankl
Narrador: Francisco Fernández

 

Capítulos de El hombre en busca de sentido

Mostrar capítulos

CAPÍTULOS

Un psicólogo en un campo de concentración (00:00:00)
Selección activa y pasiva (00:02:47)
El informe del prisionero 119104 – Un informe psicológico (00:07:02)
 
Primera fase
 
Internamiento en el campo (00:13:43)
Estación de ferrocarril de Auschwitz (00:14:22)
La primera selección (00:21:07)
Desinfección (00:27:01)
La existencia desnuda (00:30:39)
Las primeras reacciones (00:32:33)
Lanzarse contra las alambradas (00:37:25)
 
Segunda fase
   
La vida en el campo. Apatía (00:43:37)
Lo que hiere (00:50:29)
El insulto (00:53:31)
Los sueños de los prisioneros (01:03:00)
Hambre (01:04:55)
Sexualidad (01:12:00)
Ausencia de sentimientos (01:12:51)
Política y religión (01:15:26)
Una sesión de espiritismo (01:18:54)
La huida hacia el interior (01:26:38)
Cuando se ha perdido todo (01:23:23)
Meditaciones en la zanja (01:28:07)
Monólogo al amanecer (01:31:17)
Arte en el campo (01:33:24)
El humor en el campo (01:38:05)
Quién fuera un preso común (01:43:49)
Suerte es lo que uno no padece (01:46:39)
Al campo de infecciosos (01:51:46)
Añoranza de soledad (01:56:00)
Juguete del destino (01:59:49)
La última voluntad aprendida de memoria (02:05:48)
Planes de fuga (02:10:24)
Irritabilidad (02:13:47)
La libertad interior (02:30:31)
El destino, un regalo (02:36:56)
Análisis de la vida provisional (02:42:11)
Spinoza, educador (02:49:41)
La pregunta por el sentido de la vida (02:59:20)
El sufrimiento como logro (03:02:47)
Algo nos espera (03:04:16)
Una palabra a tiempo (03:06:41)
Cura médica de almas (03:10:04)
Psicología de los guardias del campo (03:15:43)
 
Tercera fase
 
Después de la liberación (03:23:20)
El desahogo (03:29:48)

 

«Un psicólogo en un campo de concentración». Este libro no pretende ser un informe sobre hechos y sucesos, sino el relato de experiencias personales, experiencias que han sufrido millones de personas una y otra vez. Es la historia del interior de un campo de concentración, contada por uno de sus supervivientes. No se ocupa de resaltar los grandes horrores, que en otros lugares ya han sido descritos exhaustivamente —y no siempre se han creído—, sino que se detiene en los pequeños sufrimientos diarios. En otras palabras, intentará responder a la pregunta: «¿Cómo se veía afectada la psicología del prisionero por el día a día en un campo de concentración?».

Audiolibros completos: Ensayos


'El hombre en busca de sentido', de Viktor Frankl

El hombre en busca de sentido

«Un psicólogo en un campo de concentración». Este libro no pretende ser un informe sobre hechos y sucesos, sino el relato de experiencias personales, experiencias que han sufrido millones de personas una y otra vez. Es la historia del interior de un campo de concentración, contada por uno de sus supervivientes.

'Una vida sin principios', de Henry David Thoreau

Una vida sin principios

El mayor elogio que me dedicaron en toda mi vida fue cuando alguien me preguntó qué opinaba y esperó mi respuesta. Cuando ocurre algo así me sorprendo, aunque por supuesto me agrada, ya que se hace un uso tan poco corriente de mí, que siento como si se me conociera y respetara.

'Vuelva usted mañana', de Mariano José de Larra

Vuelva usted mañana

Gran persona debió de ser el primero que llamó pecado mortal a la pereza; nosotros, que ya en uno de nuestros artículos anteriores estuvimos más serios de lo que nunca nos habíamos propuesto, no entraremos ahora en largas y profundas investigaciones acerca de la historia de este pecado, por más que conozcamos que hay pecados que pican en historia, y que la historia de los pecados sería un tanto cuanto divertida.

'Gracias y desgracias del ojo del culo', de Francisco de Quevedo

Gracias y desgracias del ojo del culo

Quien tanto se precia de servidor de vuesa merced, ¿qué le podrá ofrecer sino cosas del culo? Aunque vuesa merced le tiene tal, que nos lo puede prestar a todos. Si este tratado le pareciere de entretenimiento, léale y pásele muy despacio y a raíz del paladar. Si le pareciere sucio, límpiese con él, y béseme muy apretadamente. De mi celda, etcétera.