'Cantar de Mío Cid', Anónimo

URL de Video remoto

Título: El cantar de Mío Cid
Autor: Anónimo
Narrador: Francisco Fernández

 

 

Con grande llanto en los ojos,  y muy fuerte lamentando,
la cabeza atrás volvía   y quedábase mirando.
Y vio las puertas abiertas,  y cerrojos quebrantados,
y vacías las alcándaras   sin las pieles ni los mantos,
sin sus pájaros alcones,  sin los azores mudados.
Suspiró entonces El Cid,  que eran grandes sus cuidados,
habló cual él solía,  tan bien y tan mesurado:
Gracias a ti, mi Dios Padre,   Tú que estás en lo más alto,
los que así mi vida han vuelto,   mis enemigos son, malos.

 

  • Imagen
    Audiolibro de La divina comedia (Infierno) de Dante Alighieri

    Divina Comedia

    Dante Alighieri

    A mitad del camino de nuestra vida,
    en una selva oscura me encontraba
    porque mi senda había extraviado.

    ¡Cuán penosa cosa es decir cuál era
    esta salvaje selva, áspera y salvaje
    que me vuelve el recuerdo al pensamiento!


  • Imagen
    Audiolibro de Cantar de Mío Cid

    Cantar de Mío Cid

    Anónimo

    Con grande llanto en los ojos, y muy fuerte lamentando,
    la cabeza atrás volvía y quedábase mirando.
    Y vio las puertas abiertas, y cerrojos quebrantados,
    y vacías las alcándaras sin las pieles ni los mantos...


  • Imagen
    Romancero gitano, de Federico García Lorca

    Romancero gitano

    Federico García Lorca

    La luna vino a la fragua
    con su polisón de nardos.
    El niño la mira mira.
    El niño la está mirando.
    En el aire conmovido
    mueve la luna sus brazos
    y enseña, lúbrica y pura,
    sus senos de duro estaño.
    Huye luna, luna, luna.


  • Imagen
    Audiolibro de Veinte poemas de amor y una canción desesperada, de Pablo Neruda

    20 poemas de amor y una canción desesperada

    Pablo Neruda

    Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
    te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
    Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
    y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.

    Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros,
    y en mí la noche entraba su invasión poderosa.
    Para sobrevivirme te forjé como un arma,
    como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.