Flores tardías y otros relatos, de Antón Chéjov - Alba Editorial

Flores tardías y otros relatos, de Antón Chéjov - Alba Editorial
La fama de Chéjov suele ocultar o pasar por alto su talento para la comedia, algo que él, a tenor de sus disputas con Stanislavski, seguramente nos reprocharía. Pero tanto en 'Mercancía viva' (1882) -donde un hombre sorprende in fraganti a su mujer y a su amante, pero se aviene a un arreglo económico de inesperadas consecuencias- como en 'Flores tardías' (1882) -la historia de la ruina de una familia aristocrática, y del amor ciego de una princesa por un médico que nació siendo siervo- el humor, las situaciones equívocas y las degradaciones cómicas se revelan parte esencial de su universo. Más 'impecablemente' chejoviano es 'Mi mujer' (1892), una obra maestra de la técnica del punto de vista que nos desvela poco a poco la odiosa personalidad de un hombre que ha perdido el amor de su mujer, y, poco a poco también, en medio de una hambruna, la transformación que le permite recuperarlo. En 'Un asesinato' (1892), las desavenencias religiosas y un callado conflicto por una herencia conducen a una tragedia familiar, contada, en su preparación y en sus secuelas, con minuciosidad y sin suspense. Flores tardías y otros relatos reúne cuatro piezas rara vez antologadas de este maestro de la narrativa breve y que son un complemento imprescindible de nuestra edición de sus Cuentos (Alba Clásica Maior núm. XXI).
Tapa blanda
8484287823
9788484287827

Índice

Narrativa

Antón Chéjov (1860-1904) empezó a publicar relatos en diferentes revistas mientras estudiaba medicina en la Universidad de Moscú. Una primera selección de sus escritos humorísticos, Relatos de Motley, apareció en 1886. Su frágil salud (padecía tuberculosis, por entonces incurable) lo llevó a trasladarse en 1897 a Crimea y a diversos balnearios de Europa central. Casi a finales de siglo conoció al actor y productor teatral Konstantín Stanislavski, quien en 1898 montó su obra La gaviota. La asociación permitió el estreno de otras obras significativas como El tío Vania (1899), Las tres hermanas (1901) o El jardín de los cerezos (1904). Maestro del cuento, Chéjov escribió relatos inolvidables como La estepa, La cigarra, El monje negro o La dama del perrito.

Otras ediciones de esta obra