Canción para decir en la calle, de Antonio Esteban Agüero | Poema

    Poema en español
    Canción para decir en la calle


    Un día, siquiera, por semana 
    ensayemos el oficio humano: 

    Paremos el reloj, 
    ocultemos el calendario; 
    no abramos periódico ni libro, 
    ni escuchemos radio, 
    y tomemos un ómnibus cualquiera 
    que nos conduzca al campo. 

    Y una vez allí, 
    busquemos un sitio solitario, 
    entre pinos 
    y los álamos 
    a la vera del agua, si el arroyo 
    quiere ofrecernos su cristal cercano, 
    o en la abierta llanura donde el viento 
    galopa con los caballos. 

    Y vivamos, 
    sí, nada más, 
    vivamos, 
    mientras crece la luz, y la marea 
    de la savia asciende 
    por arterias de árbol; 
    vivamos, 

    mientras vuelan insectos, y las nubes 
    livianas y lentas como barcos 
    viajan al sur, y el aire 
    conduce pájaros; 
    sí, nada más, 
    vivamos 

    en reposo total como la hierba 
    que nos da su regazo 
    de vez en vez oyendo 
    el oscuro corazón del mundo 
    que late soterrano. 

    Sí, nada más, 
    vivamos, 
    solamente vivamos.