Tanto gentile, de Dante Alighieri | Poema

    Poema en español
    Tanto gentile


    Tanto es gentil el porte de mi amada, 
    tanto digna de amor cuando saluda, 
    que toda lengua permanece muda 
    y a todos avasalla su mirada. 

    Rauda se aleja oyéndose ensalzada 
    -humildad que la viste y que la escuda-, 
    y es a la tierra cual celeste ayuda 
    en humano prodigio transformada. 

    Tanto embeleso el contemplarla inspira, 
    que al corazón embriaga de ternura: 
    lo siente y lo comprende quien la mira. 

    Y en sus labios, cual signo de ventura, 
    vagar parece un rizo de dulzura 
    que el alma va diciéndole: ¡Suspira! 

    Dante Alighieri nació en Florencia en 1265, en el seno de una familia noble empobrecida. Su formación se enmarcó en la tradición de la época, por lo que probablemente estudió en la Universidad de Bolonia. Conoció por primera vez a Beatrice Portinari en 1274, y a su muerte en 1290, el joven poeta stilnovista buscó refugio en el estudio de la filosofía y la teología, y escribiendo la Vita Nuova. En esta época se involucró en la disputa entre güelfos y gibelinos, partidarios del Papa y del Emperador, respectivamente. Dante llegó a ser un importante güelfo blanco -defendían la independencia tanto del poder papal como del imperial-, de modo que cuando los negros tomaron el poder en Florencia en 1302, Dante fue condenado al exilio, aprovechando su ausencia de la ciudad. Primero se refugió en Verona y, tras residir en numerosas ciudades -algunos dicen que París o incluso Oxford-, se estableció finalmente en Rávena, donde completó la escritura de su gran obra, la Divina Comedia. Dante murió en Rávena, al volver de una misión diplomática en Venecia, en 1321.