'Son los celos una guerra...', de Diego de Silva y Mendoza | Poema 🎧📚

Título: Son los celos una guerra...
Autor: Diego de Silva y Mendoza
Narrador: Francisco Fernández

 

 

Son los celos una guerra...

 
Son los celos una guerra
que aflige, asombra y quebranta,
de quien la tierra se espanta
y de quien tiembla la tierra.
 
Nunca dejan sosegar
al corazón que maltratan;
en sólo un momento matan,
tardando unsiglo en matar.
 
Son parasismo cruel
que atemoriza y suspende;
son rayo que el pecho hiende
y se queda dentro de él.
 
Son perro que está ladrando
y velar hace al sentido;
sueño que le trae dormido,
por momentos despertando.
 
Son una antigua querella,
son fuerza y son voluntad;
enemigos de verdad,
por ser tan amigos de ella.
 
Son jueces tan esquivos
que lo por venir castigan;
a dar libertad se obligan;
hacen los libres cautivos.
 
Son una larga avaricia
y un tributo de cuidado
que, después que se ha pagado,
se debe con más justicia.
 
Son un verdugo feroz,
a infames obras sujeto,
y un pregonero secreto
que habla sin lengua ni voz.
 
Son mar de tormenta y calma
donde nadie nos defiende,
y hierro que al alma prende
y se arranca con el alma.
 
Ponen la paz en destierro,
y son una piedra imán
que continuamente están
trayendo por fuerza el hierro.
 
Caminan hacia el olvido
y no paran donde llegan;
en lo porvenir se ciegan
y ven lo que no ha venido.
 
Tienen la envidia por madre,
y de amor van procediendo,
mas vuelven luego, en naciendo,
a engendrar su mismo padre.
 
¡Oh enredo largo y prolijo
donde tal milagro se hace,
que el hijo del padre nace
y el padre nace del hijo!
 
Quiérome librar de ti,
pues ya, con dolor eterno,
vivo en perdurable infierno
o vive el infierno en mí.

 

Son los celos una guerra...

Son los celos una guerra
que aflige, asombra y quebranta,
de quien la tierra se espanta
y de quien tiembla la tierra.
Nunca dejan sosegar
al corazón que maltratan;
en sólo un momento matan,
tardando unsiglo en matar.
...

Libros

Niños soldados, mozos capitanes...

Niños soldados, mozos capitanes,
sargentos que en su vida han visto guerra,
generales en cosas de la tierra,
almirantes con damas muy galantes.
Alféreces de bravos ademanes,
nueva milicia que la antigua encierra,
hablar extraño, parecer que a tierra,
turcos rapados, crespos alemanes.
...

Lope de Vega

A mis soledades voy...

A mis soledades voy.
De mi soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.
¡No sé qué, tiene la aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mí mismo
no puedo venir más lejos!
...

Francisco de Terrazas

Soneto a una dama que despabiló una vela con los dedos

El que es de algún peligro escarmentado,
suele temerle más que quien lo ignora,
por eso temí el fuego en vos, señora,
cuando de vuestros dedos fue tocado.
Mas, ¿vistes qué temor tan excusado
del daño que os hará la vela agora?
Si no os ofende el vivo que en mí mora
¿cómo os podrá ofender luego pintado?
...

Gutierre de Cetina poemas

Madrigal

Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué, si me miráis, miráis airados?
Si cuando más piadosos,
más bellos parecéis a aquel que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.
¡Ay tormentos rabiosos!
...