'Un descenso al Maelström', de Edgar Allan Poe | Audiolibro

Título: Un descenso al Maelström
Autor: Edgar Allan Poe
Narrador: Francisco Fernández

 

Imagen
Edgar Allan Poe

 

Ya habíamos alcanzado la cumbre del despeñadero más alto. Durante unos minutos el viejo parecía demasiado fatigado para hablar.

- No hace mucho tiempo -dijo por fin- yo podría haberle guiado por este camino tan bien como el más joven de mis hijos; pero hace ya unos tres años me ocurrió un acontecimiento que nunca antes le había ocurrido a ningún mortal (o por lo menos de manera que algún hombre sobreviviese para contarlo), y las seis horas de terror mortal que aguanté entonces me han quebrantado el cuerpo y el alma. Usted me supone un hombre muy viejo, pero no lo soy. Bastó menos de un solo día para cambiar estos cabellos de un negro azabache a blancos, para debilitar mis miembros y trastornarme los nervios de tal forma que tiemblo cuando hago el menor esfuerzo y me asusto de una sombra. ¿Sabe usted que apenas puedo mirar desde este pqueño risco sin sentir vértigo?

El "pequeño risco" a cuyo borde se había tumbado a descansar tan descuidadamente, que la parte más pesada de su cuerpo sobresalía del mismo, mientras sólo se salvaba de la caída por la presión de su codo sobre el extremo de canto resbaladizo, este "pequeño risco", un liso precipicio de negra roca reluciente, se elevaba unos mil quinientos o mil seiscientos pies desde el mundo de peñascos de más abajo. Nada me habría inducido a acercarme ni a unas seis yardas de su borde.

 

Imagen
Audiolibro de Un descenso al Mäelstrom, de Edgar Allan Poe

Franz Kafka

Una mañana, tras un sueño intranquilo, Gregorio Samsa se despertó convertido en un monstruoso insecto. Estaba echado de espaldas sobre un duro caparazón y, al alzar la cabeza, vio su vientre convexo y oscuro, surcado por curvadas callosidades sobre el que casi no se aguantaba la colcha, que estaba a punto de escurrirse hasta el suelo.


Leopoldo Alas 'Clarín'

Juana González era otra dama joven en la compañía de Petra Serrano, pero además era otra doncella de Petra, aunque de más categoría que la que oficialmente desempeñaba el cargo.


Edgar Allan Poe

-Escúchame -dijo el demonio, poniendo una mano sobre mi cabeza-. El país que te digo está en una región lúgubre. Se encuentra en Libia, junto a las orillas del Zaire. Allí no existe descanso ni silencio.


Leopoldo Alas 'Clarín'

El gran hotel del Águila tiende su enorme sombra sobre las aguas dormidas de la dársena. Es un inmenso caserón cuadrado, sin gracia, de cinco pisos, falansterio del azar, hospicio de viajeros, cooperación anónima de la indiferencia, negocio por acciones...