El silencio ha crecido y está solo, de Enrique Gracia Trinidad | Poema

    Poema en español
    El silencio ha crecido y está solo


    'Cuando el Cordero abrió el séptimo sello, se hizo un silencio en el cielo, como de media hora' (8. 1) 
     
    Buscaremos la risa de los niños 
    y no la encontraremos, 
    ese leve chasquido de las hojas 
    pisadas en los parques, 
    un susurro del sol en nuestro rostro, 
    el perfecto latido 
    que hace dormir la mano sobre el pecho, 
    ese temblor de azúcar y de sangre 
    que se esconde en los besos de la sombra. 
    Será búsqueda inútil, 
    tiempo desvencijado en los oídos. 
    Dormirán la canción, 
    los gritos de terror y la blasfemia, 
    el violín y la flauta, la cuchara, 
    el llanto de la mar contra la tarde. 
    No sonarán las copas ni el vino de las copas, 
    ni el viento en las ventanas, o la lluvia, 
    ni la tenue palabra de los enamorados. 
    No acudirán las órdenes al rostro 
    ni el grito a la garganta. 
    Durante el plazo estipulado 
    no se oirá al mercader, 
    estará mudo el padre de la patria, 
    volarán las canciones de cuna y las baladas 
    al país de los sueños, 
    y todos los relojes 
    contarán sin hablar treinta minutos. 

    Hasta la voz de Dios cumple el silencio