'A mi pensamiento', de Gabriel Álvarez de Toledo | Poema

URL de Video remoto

Título: A mi pensamiento
Autor: Gabriel Álvarez de Toledo
Narrador: Francisco Fernández

 

 

A mi pensamiento  

 

Errante pensamiento
que con ligeras alas,
huésped del orbe todo.
sólo eres peregrino de tu patria:

suspende un poco el vuelo,
y alguna vez, de tantas.
escúchate a ti propio,
si cabe tu delirio en tus palabras.

¿Qué implicación es ésta,
que con fatigas vanas,
es la inquietud tu centro,
y en tu misma inquietud aún no descansa?

¿Buscas el bien? No hay duda;
pues tu violencia blanda
es el imán que inclina
el voluntario fiel de tu balanza.

¿Qué oculto bien es éste,
que en criaturas tantas,
en ninguna responde,
y para que le busque, en todas llama?

Si en la tierra le buscas,
su firmeza retrata;
pero no vive exenta
de la inviolable ley de la mudanza.

Si en el mar, por inmenso,
tus atenciones paras,
para llorar tu engaño,
te dará los raudales de sus aguas.

El viento te murmura
con la voz de sus auras,
que busques el sosiego
en la esfera fugaz de la inconstancia.

Si el fuego solicitas,
cual mariposa incauta,
por gloria de sus luces,
encuentras el tormento de sus llamas.

Todos el bien procuran,
y es consecuencia clara
el que en sí no le tienen
pues nadie solicita lo que alcanza.

¿Qué dicha es ésta, cielos,
de condición tan rara,
que ni puedo adquirirla,
ni cabe en mi poder el no buscarla?

Si eres bien, ¿cómo afliges?
Si eres mal, ¿cómo arrastras?
¡Oh misterio, que mudo,
explicas más allá de lo que callas!

¿De qué le sirve al ave
batir la pluma osada,
si la pihuela burla
el conato ligero de sus alas?

Ni despreciarla puedes,
ni a conseguirla bastas;
¿Cómo será esta dicha,
que ni puedo saberla, ni ignorarla?

Mas ¿qué clamor es éste
que en lo interior del alma
siempre escucho sus voces,
aunque nunca percibo sus palabras?

Con silencioso acento
siempre tenaz contrasta
la engañosa dulzura
de la sirena infiel que me arrebata.

Escuchémosle un rato,
por ver si nos declara
la duda de esta dicha,
que es imposible, siendo necesaria.

Digamos cómo acusa
tu ilusión obstinada,
y cómo a sus verdades
aun las mentiras prestan eficacia...

Díes es el bien que buscas
¡y tu ciega ignorancia
aquel inmenso todo
busca en las criaturas, en la nada!
 
Búscale, pues te busca;
óyele, pues te llama;
que descansar no puedes,
si en su divino centro no descansas.

 

  • A mi pensamiento

    Errante pensamiento
    que con ligeras alas,
    huésped del orbe todo.
    sólo eres peregrino de tu patria:
    suspende un poco el vuelo,
    y alguna vez, de tantas.
    escúchate a ti propio,
    si cabe tu delirio en tus palabras.
    ...

  • Imagen
    Imagen no disponible

    Sátira contra los malos escritores de este siglo

    José Gerardo de Hervás

    No censures mi intento, oh Lelio amigo,
    pues sabes cuánto tiempo he contrastado
    el fatal movimiento que ahora sigo.
    Ya toda mi cordura se ha acabado,
    ya llegó la paciencia al postrer punto,
    y la atacada mina se ha volado.
    Protesto que pues hablo en el asunto,
    ha de ir lo de antaño y lo de hogaño,
    ...

  • Imagen
    Gabriel Álvarez de Toledo

    A mi pensamiento

    Gabriel Álvarez de Toledo

    Errante pensamiento
    que con ligeras alas,
    huésped del orbe todo.
    sólo eres peregrino de tu patria:
    suspende un poco el vuelo,
    y alguna vez, de tantas.
    escúchate a ti propio,
    si cabe tu delirio en tus palabras.
    ...

  • Imagen
    Diego de Torres Villarroel

    Confusión y vicios de la corte

    Diego de Torres Villarroel

    Mulas, médicos, sastres y letrados,
    corriendo por las calles a millones;
    duques, lacayos, damas y soplones,
    todos sin distinción arrebujados;
    gran chusma de hidalguillos tolerados,
    cuyo examen lo hicieron los doblones,
    y un pegujal de diablos comadrones,
    que les tientan la onda a los casados;
    ...

  • Imagen
    Fray Diego González

    El murciélago alevoso

    Fray Diego González

    Instaba Mirta bella
    cierta noche formando en su aposento,
    con gracioso talento,
    una tierna canción: y porque en ella
    satisfacer a Delio meditaba,
    que de su fe dudaba,
    con vehemente expresión le encarecía
    el fuego que en su casto pecho ardía.
    ...