'Hablando el autor con sus escritos', de Gabriel Bocángel | Poema

URL de Video remoto

Título: Hablando el autor con sus escritos
Autor: Gabriel Bocángel
Narrador: Francisco Fernández

 

 

Hablando el autor con sus escritos

 

Ocios son de un afán que yo escribía
en ruda edad con destemplada avena;
arbitrio del amor, que a tal condena
a aquel que la templanza aborrecía.

Canté el dolor, llorando de alegría,
y tan dulce tal vez canté mi pena
que todos la juzgaban por ajena,
pero bien sabe el alma que era mía.

Si de todos no fuereis celebradas,
voces de amor, mirad mi pensamiento:
veréis que no mejor fortuna alcanza.

Ningún discreto os llame malogradas,
que, si os llevare solamente el viento,
allá os encontraréis con mi esperanza.

 

  • A un velón que era juntamente reloj, moralizando su forma

    Esta partida imagen de la vida,
    reloj luciente o lumbre numerosa,
    que la describe fácil como rosa
    de un soplo, de un sosiego interrumpida;
    esta llama que al sol desvanecida,
    más que llama parece mariposa;
    esta esfera fatal que, rigurosa,
    cada momento suyo es homicida:
    ...

  • Hablando el autor con sus escritos

    Ocios son de un afán que yo escribía
    en ruda edad con destemplada avena;
    arbitrio del amor, que a tal condena
    a aquel que la templanza aborrecía.
    Canté el dolor, llorando de alegría,
    y tan dulce tal vez canté mi pena
    que todos la juzgaban por ajena,
    pero bien sabe el alma que era mía.
    ...

  • Imagen
    Francisco de Quevedo

    Desde la torre

    Francisco de Quevedo

    Retirado en la paz de estos desiertos,
    con pocos, pero doctos libros juntos,
    vivo en conversación con los difuntos
    y escucho con mis ojos a los muertos.
    Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
    o enmiendan, o fecundan mis asuntos;
    y en músicos callados contrapuntos
    al sueño de la vida hablan despiertos.
    ...

  • Imagen
    Francisco de Quevedo

    Pronuncia con sus nombres los trastos y miserias de la vida

    Francisco de Quevedo

    La vida empieza en lágrimas y caca,
    luego viene la mu, con mama y coco,
    síguense las viruelas, baba y moco,
    y luego llega el trompo y la matraca.
    En creciendo, la amiga y la sonsaca,
    con ella embiste el apetito loco,
    en subiendo a mancebo, todo es poco,
    y después la intención peca en bellaca.
    ...

  • Imagen
    Francisco de Quevedo

    Pinta a un doctor en medicina que se quería casar

    Francisco de Quevedo

    Pues me hacéis casamentero,
    Ángela de Mondragón,
    escuchad de vuestro esposo
    las grandezas y el valor.
    Él es un Médico honrado,
    por la gracia del Señor,
    que tiene muy buenas letras
    en el cambio y el bolsón.
    ...