Bibliomanía, de Gustave Flaubert - Gadir Editorial

Bibliomanía transcurre en Barcelona. Es un relato de misterio y un gran tributo de Flaubert al libro en sí, al libro como objeto, a través de su protagonista, el enigmático Giacomo, quien vive solo por y para los libros, y es capaz de llevar su pasión hasta el límite. Un relato de juventud ideal para acercarnos al gran autor francés, de la mano de las ilustraciones de Marcos Morán. Gustave Flaubert nació en Ruan en 1836 y murió en Croisset en 1880, en Francia. Desde muy joven dedicó toda su atención a la literatura y llegó a ser uno de los mayores escritores de Francia. Su obra sigue siendo fundamental dos siglos después. Se le considera uno de los padres de la novela moderna.
Tapa dura cosido
215 x 140 mm
68 páginas
8494179950
9788494179952

Más libros del autor/a

  • El candidato
    Gustave Flaubert
    KRK Ediciones
  • Pasión y virtud
    Gustave Flaubert
    Alisis
  • Cuentos completos
    Gustave Flaubert
    Páginas de Espuma
    'Muy a menudo dudo de si alguna vez haré imprimir una línea. ¿Sabes qué sería una bella idea la del joven que, hasta los cincuenta años no hubiera publicado nada, y que de golpe, hiciese aparecer, un buen día, sus obras completas y no hiciera nada más?'. Con un nivel de autoexigencia artística como pocos autores han demostrado tener, Gustave Flaubert (1821–1880) esperó hasta los treinta y seis años para publicar Madame Bovary, y, sin embargo, quiso privar a sus lectores de la mayor parte de su narrativa breve previa que, sin duda, está a la altura en calidad e importancia al resto de su obra. Gran parte del valor de esta edición de sus Cuentos completos reside en reunir por primera vez en nuestro idioma todos esos trabajos –casi desconocidos todavía– que permanecieron ocultos hasta su muerte, y que subrayaban ya la genialidad del autor francés. Pero, como no podía ser de otra forma, se incluye también –en la exquisita edición de Mauro Armiño, dos veces Premio Nacional de Traducción– el último de sus libros, Tres cuentos (1877), hito del género compuesto por los clásicos 'Herodías|La leyenda de san Julián el Hospitalario' y, por supuesto, esa obra maestra titulada 'Un corazón simple'. Desde ahora Flaubert no solo es Madame Bovary, sino también cada uno de los cuentos que integran esta propuesta imprescindible.
  • Tres cuentos
    Gustave Flaubert
    Ediciones Cátedra
    Los últimos diez años de la vida de Gustave Flaubert son especialmente difíciles para el autor, agobiado por problemas personales y viviendo una época compleja de gran agitación social. En ese estado de decepción, el escritor emprende un nuevo camino al escribir esta trilogía, resucitando esquemas grabados en su imaginación, que abarcan lo contemporáneo, lo medieval y lo bíblico.
  • Un alma de Dios
    Gustave Flaubert
    Nórdica Libros
    Un alma de Dios, escrito en 1877, está considerado uno de los más importantes relatos de la Literatura Universal. A través de su lectura, podemos hacernos una idea general de cómo era la burguesía del siglo XIX: su hipocresía, mediocridad y egoísmo. Pero la grandeza de esta obra nos la encontramos en el personaje principal, Felicidad, un alma cándida, llena de ternura, muy compasiva, que intenta siempre ayudar a los demás. Esta dulzura contrasta con la dureza de su entorno, lo que sirvió a Flaubert para criticar la sociedad de su época con mucha sutileza y utilizando siempre la palabra exacta. Uno de los temas más conocidos del libro será la intensa relación entre Felicidad y su loro, que le brindará la compañía que las personas le niegan. En este relato nos encontraremos con muchos elementos que aparecen en Madame Bovary, su más importante novela.
  • Tres cuentos
    Gustave Flaubert
    Austral
    Los Tres cuentos de Flaubert aparecieron en 1877 y, a diferencia de las anteriores obras del autor, la crítica los recibió con elogios unánimes. De algún modo suponen la síntesis del saber narrativo flaubertiano y están emparentados temática o estilísticamente con la obra anterior. En 'Alma de dios' se describe la existencia de Félicité, una criada fiel que envejece en compañía de su loro Lulú, 'La leyenda de San Julián el Hospitalario' es un singular cuento medieval sobre un cazador sádico, en el que Flaubert extrae lo mejor de la literatura religiosa para obtener un relato moderno y sin intenciones piadosas, y, finalmente, 'Herodías' es la revisión suntuosa del episodio bíblico en el que un Herodes inseguro y solitario no se atreve a ejecutar al hombre que tiene cautivo, al que algunos llaman Juan el Bautista.
  • Madame Bovary
    Gustave Flaubert
    Tres Hermanas
    Madame Bovary, del francés Gustave Flaubert, es un clásico de la literatura del siglo XIX, ilustrado en esta ocasión por Fernando Vicente y traducido por Mercedes Noriega. Quién mejor que Mario Vargas Llosa, del que se conoce su entusiasmo y pasión por esta novela y sus personajes, podía prologar esta obra maestra, él, que descubrió Madame Bovary en los cines o, al menos, así él lo recuerda. De eso se trata, de que sea esta la edición que el lector recuerde, la de una novela que en origen se publicó por entregas, en la Revue de Paris desde el 1 de octubre de 1856 hasta el 15 de diciembre del mismo año, y en forma de libro, en 1857. Como escribe Mario Vargas Llosa en su prólogo: 'En Madame Bovary ocurren tantas cosas como en una novela de aventuras —matrimonios, adulterios, bailes, viajes, paseos, estafas, enfermedades, espectáculos, un suicidio—, solo que se trata por lo general de aventuras mezquinas'.
  • Memorias de un loco
    Gustave Flaubert
    Trasantier
    'Hay cosas banales que me han golpeado impetuosamente y que guardaré para siempre como la marca de un hierro candente, aunque sean necias y triviales'. Publicada por entregas en La Revue Blanche entre 1900 y 1901, nos encontramos ante una obra de claro carácter autobiográfico, donde se va a narrar en primera personas la vida de un artista joven, febril y de impulso rebelde. El protagonista narra ese ardor de la juventud realizando constantes digresiones, con las que podemos vislumbrar los conflictos interiores, las preguntas, miedos y obsesiones que se le plantean a un joven que se siente muy diferente al resto de sus congéneres. Este personaje anhela todas las cosas que el cree buenas de la vida: mujeres, lujo, dinero, y todo ello le conduce a crear un mundo imaginario lleno de ricas imágenes. Pone en el punto de mira a las mujeres y reflexiona sobre el papel de éstas, como acusándolas, en parte, de esa perdición que le conduce irremediablemente a la locura.
  • Tres cuentos
    Gustave Flaubert
    Alianza Editorial
    Publicados en un solo volumen en 1877, Gustave Flaubert (1821-1880) inició la redacción de estos Tres cuentos en 1875, sumido en un intenso desaliento causado por circunstancias históricas y personales, y en medio de serias dudas acerca de su capacidad literaria. Aparentemente muy dispares entre sí tanto por su ambientación como por sus personajes ('Un corazón simple' se ancla en el realismo del XIX, 'La leyenda de san Julián el Hospitalario' bebe en la hagiografía y el mundo medieval, y 'Herodías' recupera con fastuosidad el mundo antiguo) estos tres relatos tienen en común, como se apunta en la introducción al volumen, la simbiosis de religión y violencia, de leyenda maravillosa y decruda realidad. Traducción e introducción de Mauro Armiño
  • Bibliomanía
    Gustave Flaubert
    Gadir Editorial
    Bibliomanía transcurre en Barcelona. Es un relato de misterio y un gran tributo de Flaubert al libro en sí, al libro como objeto, a través de su protagonista, el enigmático Giacomo, quien vive solo por y para los libros, y es capaz de llevar su pasión hasta el límite. Un relato de juventud ideal para acercarnos al gran autor francés, de la mano de las ilustraciones de Marcos Morán. Gustave Flaubert nació en Ruan en 1836 y murió en Croisset en 1880, en Francia. Desde muy joven dedicó toda su atención a la literatura y llegó a ser uno de los mayores escritores de Francia. Su obra sigue siendo fundamental dos siglos después. Se le considera uno de los padres de la novela moderna.
  • Herodías
    Gustave Flaubert
    Archivos Vola
    'No hay modo de negar, por oculto que nos parezca, el poder real y efectivo de la mujer
  • Bibliomanía
    Gustave Flaubert
    El Desvelo
  • Madame Bovary
    Gustave Flaubert
    Ediciones Akal
    La opinión de Baudelaire sobre Madame Bovary es, sin duda, la que sigue manteniéndose hoy. Para él, como para nosotros ahora, Madame Bovary es una obra de arte. El artículo, que publica en la revista L’Artiste en aquel año de 1857, es un modelo de inteligencia crítica: 'Una novela, ¡y qué novela! La más imparcial, la más leal'. Él es el primero, y durante bastante tiempo el único, en afirmar que la dimensión moral del texto es secundaria, que la obra de arte debe justificarse por sí misma, lejos de cualquier otra consideración. En el Prólogo, al hablar de la heroína, reconoce que tiene 'todas las gracias del héroe|sublime en su especie, en su pequeño mundo, frente a su pequeño horizonte'. Se pregunta qué es lo que la absuelve. Y la respuesta: 'Emma Bovary persigue un ideal'. En la La Orgía Perpetua de Mario Vargas Llosa, porque en esta obra crítica sobre Flaubert y Madame Bovary el lector podrá encontrar todo lo necesario para conocer y apreciar mejor la novela. Podríamos hablar de su actualidad, incluso en el tema, de su modernidad, porque esta búsqueda del ideal, su inconformismo de la vida cotidiana, 'esa desazón inaprensible' (Primera Parte, capítulo VII) de Emma no es ajena a nuestra vida actual, con su estrés, sus adicciones, su consumismo o su gasto excesivo de fármacos o de psiquiatras. La civilización occidental creó los libros de caballerías y la novela romántica. ¿Durante cuántos siglos la influencia de los libros de caballerías siguió viva en el alma de tantos Quijotes? Cabría preguntarse ahora: ¿durante cuántos siglos va a permanecer viva la influencia de las novelas románticas en el alma de tantas Emma Bovary? Pero es además, y quizás antes que nada, la belleza del texto la que nos sigue conmoviendo. ¿El lector de hoy podría también hacerla pasar por la prueba del ritmo y de la musicalidad leyendo en voz alta las bellísimas frases de Flaubert aun en su traducción al español? Como dice Vargas Llosa, el lector puede sufrir leyendo esta novela, y añade: 'Sí, pero ¡cuánto placer!'.
  • Líbano-Palestina. Viaje a Oriente
    Gustave Flaubert
    Editorial Cabaret Voltaire
    Procedentes de Alejandría, Flaubert y su amigo Maxime Du Camp emprenden en Beirut, ciudad de partida de esta segunda parte del Viaje a Oriente, un largo periplo que, del 19 de julio al 19 de diciembre de 1850, les llevará desde Líbano hasta El Pireo, pasando por Palestina, Siria, Asia Menor y Constantinopla. Como en las páginas consagradas a Egipto, el texto de esta segunda etapa sigue siendo lacónico, telegráfico a veces, cercano al prontuario y deslumbrante por momentos. Paisajes, creencias, gentes, ritos y costumbres cosechados por un escritor que, entre entusiasmado y contenido, trata de captar imágenes susceptibles de acrisolar la experiencia de su viaje por Oriente. Ilustrado con fotografías de Maxime Du Camp
  • Madame Bovary
    Gustave Flaubert
    Editorial Alma
    Objeto de escándalo en su momento, la novela hubo de sortear la censura del régimen de Napoleón III y sentó las bases del realismo literario. Emma Bovary representa la rebelión contra el encorsetamiento que impone la opresiva sociedad burguesa de la Francia rural decimonónica y su profunda insatisfacción vital. Emma huye de un matrimonio infeliz, pero también de un mundo que no está hecho a su medida, de una época que no es la suya. 'Luego sería preciso inventar una historia para explicarle a Bovary lo ocurrido… Pero ¿cuál?'
  • Salambó
    Gustave Flaubert
    Ediciones Cátedra
    'Salammbô' apareció en las librerías el 24 de noviembre de 1862. Su éxito fue inmediato y duradero. Eugenia de Montijo se enfrascó en la novela hasta altas horas de la noche y el Emperador se interesó por los ingenios de guerra inventados por Flaubert. 'Salammbô' se puso de moda. En los carnavales de 1863 las señoras se disfrazaban de cartaginesas. Sin embargo, la prensa satírica caricaturizó a los personajes de la novela y la crítica seria mostró ciertas reservas hacia la novela. Para Flaubert la escritura de 'Salammbô' fue una tarea gozosa y dio en ella a concomer el rico tesoro de imágenes, formas y colores traídas de su viaje a Oriente, conjugando la emoción plástica con la resurrección del pasado. 'He querido fijar un espejismo aplicando a la Antigüedad los procedimientos de la novela moderna', afirma Flaubert a propósito de 'Salammbô'. Flaubert se revela en su novela como un refinado pintor de masas y de paisajes que sumergen al lector en una atmósfera de ensueño, pero también en una brutalidad de pesadilla. Todo un compendio de atrocidades son descritas en una novela que no sólo es representativa de un clima moral e intelectual, sino que es también expresión de algunos de los más íntimos anhelos y actitudes de su autor.