Pampa, de Ricardo Güiraldes | Poema

 

Pampa

 
Madre.
Horizonte.
Soledad.
Llanura franca al sol que sólo sabe de tu curva.
Tú que nos das el orgullo de creernos un centro,
cuna, sepulcro y sustento.
Creadora del gaucho afirmativo,
del caballo amigo de la distancia,
del puma escondido
y del chajá ascendente.
Pretexto de vagabundas ansias de partir sin meta.
Igualdad más invencible que las pendientes de la montaña
limitada y que el abrazo sombrío de las selvas aisladoras.
¡Tú que das resignación al pequeño,
empampado de infinito!

 

URL de Video remoto

Título: Pampa
Autor: Ricardo Güiraldes
Narrador: Francisco Fernández

 

  • Infinito

    Mi Dios.
    Bajo tu amparo escribo.
    Por mi boca tan chica se empequeñece tu amor por las cosas
    que están en ti sin disminuirte.
    Tu palabra en mí se reduce, y yo de ti me agrando.
    Pobre cosa tuya sufro de sobrarme a mí mismo y mi alma camina
    en la frase como un ciego lleno de luz.
    Dame tu ley para que así crezca hasta merecer nombrarte.

  • Pampa

    Madre.
    Horizonte.
    Soledad.
    Llanura franca al sol que sólo sabe de tu curva.
    Tú que nos das el orgullo de creernos un centro,
    cuna, sepulcro y sustento.
    Creadora del gaucho afirmativo,
    del caballo amigo de la distancia,
    ...

  • Imagen
    Manuel Acuña

    A la patria

    Manuel Acuña

    Ante el recuerdo bendito
    de aquella noche sagrada
    en que la patria alherrojada
    rompió al fin su esclavitud;
    ante la dulce memoria
    de aquella hora y de aquel día,
    yo siento que en el alma mía
    canta algo como un laúd.
    ...

  • Imagen
    Alfonsina Storni

    Veinte siglos

    Alfonsina Storni

    Para decirte, amor, que te deseo,
    sin los rubores falsos del instinto.
    Estuve atada como Prometeo,
    pero una tarde me salí del cinto.
    Son veinte siglos que movió mi mano
    para poder decirte sin rubores:
    "Que la luz edifique mis amores".
    ¡Son veinte siglos los que alzo mi mano!
    ...

  • Imagen
    Charles Baudelaire

    La cabellera

    Charles Baudelaire

    ¡Oh, vellón, rizándose hasta la nuca!
    ¡Oh, bucles, ¡Oh, perfume saturado de indolencia!
    ¡Éxtasis! ¡Para poblar esta tarde la alcoba oscura
    con los recuerdos adormecidos en esta cabellera
    yo la quiero agitar en el aire como un pañuelo!
    ¡La lánguida Asia y la ardiente África,
    todo un mundo lejano, ausente, casi difunto,
    vive en tus profundidades, selva aromática!
    ...

  • Imagen
    Rosalía de Castro

    Hora tras hora, día tras día...

    Rosalía de Castro

    Hora tras hora, día tras día,
    entre el cielo y la tierra que quedan
    eternos vigías,
    como torrente que se despeña
    pasa la vida.
    Devolvedle a la flor su perfume
    después de marchita;
    de las ondas que besan la playa
    ...