Venus, de Rubén Darío | Poema

    Poema en español
    Venus


    En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría. 
    En busca de quietud, bajé al fresco y callado jardín. 
    En el oscuro cielo, Venus bella temblando lucía, 
    como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín. 

    A mi alma enamorada, una reina oriental parecía, 
    que esperaba a su amante, bajo el techo de su camarín, 
    o que, llevada en hombros, la profunda extensión recorría, 
    triunfante y luminosa, recostada sobre un palanquín. 

    «¡Oh reina rubia! -dije-, mi alma quiere dejar su crisálida 
    y volar hacia ti, y tus labios de fuego besar; 
    y flotar en el nimbo que derrama en tu frente luz pálida, 

    y en siderales éxtasis no dejarte un momento de amar.» 
    El aire de la noche, refrescaba la atmósfera cálida. 
    Venus, desde el abismo, me miraba con triste mirar. 

    Rubén Darío (Nicaragua, 1867-1916) representa uno de los grandes hitos de las letras hispanas, no sólo por el carácter emblemático de algunos de sus títulos como Azul... (1888), Prosas profanas (1896) y Cantos de vida y esperanza (1905) sino por las dimensiones de renovación que impuso a la lengua española, abriendo las puertas a las influencias estéticas europeas a través de la corriente que él mismo bautizó como Modernismo. Pero como decía Octavio Paz, su obra no termina con el Modernismo: lo sobrepasa, va más allá del lenguaje de esta escuela y, en verdad, de toda escuela. Es una creación, algo que pertenece más a la historia de la poesía que a la de los estilos. Darío no es únicamente el más amplio y rico de los poetas modernistas: es uno de nuestros grandes poetas modernos, es "el príncipe de las letras castellanas".