'Fábulas en verso (originales)', de Concepción Arenal

 

El sobrio y el glotón

 

Había en un lugarón
dos hombres de mucha edad,
uno de gran sobriedad
y el otro gran comilón.
 
La mejor salud del mundo
gozaba siempre el primero,
estando de enero a enero
débil y enteco el segundo.
 
«¿Por qué -el tragón dijo un día-
comiendo yo mucho más
tú mucho más gordo estás?
No lo comprendo a fe mía.»
 
«Es -le replicó el frugal-
y muy presente lo ten,
porque yo digiero bien,
porque tú digieres mal.»
 
Haga de ésto aplicación
el pedante presumido
si porque mucho ha leído
cree tener instrucción.
 
Y siempre que a juzgar fuere
la regla para sí tome:
no nutre lo que se come
sino lo que se digiere.

 

URL de Video remoto

Título: Fábulas en verso (originales)
Autor: Concepción Arenal
Narrador: Francisco Fernández

 

  • Imagen
    Audiolibro de La divina comedia (Infierno) de Dante Alighieri

    Divina Comedia

    Dante Alighieri

    A mitad del camino de nuestra vida,
    en una selva oscura me encontraba
    porque mi senda había extraviado.

    ¡Cuán penosa cosa es decir cuál era
    esta salvaje selva, áspera y salvaje
    que me vuelve el recuerdo al pensamiento!


  • Imagen
    Audiolibro de Primero sueño, de Sor Juana Inés de la Cruz

    Primero sueño

    Sor Juana Inés de la Cruz

    Piramidal, funesta, de la tierra
    nacida sombra, al Cielo encaminaba
    de vanos obeliscos punta altiva,
    escalar pretendiendo las Estrellas;
    si bien sus luces bellas
    -exentas siempre, siempre rutilantes-
    la tenebrosa guerra
    que con negros vapores le intimaba
    la pavorosa sombra fugitiva


  • Imagen
    Altazor de Vicente Huidobro

    Altazor

    Vicente Huidobro

    Nací a los treinta y tres años, el día de la muerte de Cristo; nací en el Equinoccio, bajo las hortensias y los aeroplanos del calor.
    Tenía yo un profundo mirar de pichón, de túnel y de automóvil sentimental. Lanzaba suspiros de acróbata.
    Mi padre era ciego y sus manos eran más admirables que la noche.
    Amo la noche, sombrero de todos los días.
    La noche, la noche del día, del día al día siguiente.


  • Imagen
    Audiolibro de El árbol sin bosque, de Francisco Fernández

    El árbol sin bosque

    Francisco Fernández

    Sé que lloraré cuando te vayas,
    durante meses,
    un torrente
    por los ojos.
    Si es pronto,
    la juventud
    me aplastará
    como a una mosca
    veraniega.