'La aparición de Venus', de Francisco Martínez de la Rosa | Poema

URL de Video remoto

Título: La aparición de Venus
Autor: Francisco Martínez de la Rosa
Narrador: Francisco Fernández

 

 

La aparición de Venus

 

De pompa ceñida bajó del Olimpo
la Diosa que en fuego mi pecho encendió;
sus ojos azules de azul de los cielos,
su rubio cabello de rayos del sol:

al labio y mejilla carmín dio la aurora;
dio el alba a la frente su blando color;
y al pecho de nieve su brillo argentado
la cándida senda que Juno formó.

En trono de nácar la luna de agosto,
el iris en mayo tras nube veloz,
y en fértil otoño la lluvia primera,
tan gratas al alma, tan dulces no son.

No tanto me asombra del mar el bramido,
de horrísonos truenos el ronco fragor,
y el rayo rasgando la cóncava nube,
cual temo sus iras, su adusto rigor...

Mas ¡ay! Que los vientos ya baten las alas;
ya el carro de nubes apresta el Amor;
ya Céfiro riza la pluma a los cisnes;
y en coro levantan las Gracias su voz:

cual rápida estrella que cruza los aires,
cual fúlgida aurora que el polo alumbró,
fugaz desparece la plácida Diosa;
y el orbe se cubre de luto y dolor.

 

  • La aparición de Venus

    De pompa ceñida bajó del Olimpo
    la Diosa que en fuego mi pecho encendió;
    sus ojos azules de azul de los cielos,
    su rubio cabello de rayos del sol:
    al labio y mejilla carmín dio la aurora;
    dio el alba a la frente su blando color;
    y al pecho de nieve su brillo argentado
    la Cándida senda que Juno formó.
    ...

  • Imagen
    Leopoldo Lugones

    Delectación morosa

    Leopoldo Lugones

    La tarde, con ligera pincelada
    que iluminó la paz de nuestro asilo,
    apuntó en su matiz crisoberilo
    una sutil decoración morada.
    Surgió enorme la luna en la enramada;
    las hojas agravaban su sigilo,
    y una araña en la punta de su hilo,
    tejía sobre el astro, hipnotizada.
    ...

  • Imagen
    Alfonsina Storni

    Veinte siglos

    Alfonsina Storni

    Para decirte, amor, que te deseo,
    sin los rubores falsos del instinto.
    Estuve atada como Prometeo,
    pero una tarde me salí del cinto.
    Son veinte siglos que movió mi mano
    para poder decirte sin rubores:
    "Que la luz edifique mis amores".
    ¡Son veinte siglos los que alzo mi mano!
    ...

  • Imagen
    Rosalía de Castro

    Las campanas

    Rosalía de Castro

    Yo las amo, yo las oigo,
    cual oigo el rumor del viento,
    el murmurar de la fuente
    o el balido de cordero.
    Como los pájaros, ellas,
    tan pronto asoma en los cielos
    el primer rayo del alba,
    le saludan con sus ecos.
    ...

  • Imagen
    Manuel Acuña

    A la patria

    Manuel Acuña

    Ante el recuerdo bendito
    de aquella noche sagrada
    en que la patria alherrojada
    rompió al fin su esclavitud;
    ante la dulce memoria
    de aquella hora y de aquel día,
    yo siento que en el alma mía
    canta algo como un laúd.
    ...