Hay un instante, de Guillermo Valencia | Poema

    Poema en español
    Hay un instante


    Hay un instante del crepúsculo 
    en que las cosas brillan más, 
    fugaz momento palpitante 
    de una morosa intensidad. 

    Se aterciopelan los ramajes, 
    pulen las torres su perfil, 
    burila un ave su silueta 
    sobre el plafondo de zafir. 

    Muda la tarde, se concentra 
    para el olvido de la luz, 
    y la penetra un don suave 
    de melancólica quietud, 

    como si el orbe recogiese 
    todo su bien y su beldad, 
    toda su fe, toda su gracia 
    contra la sombra que vendrá... 

    Mi ser florece en esa hora 
    de misterioso florecer; 
    llevo un crepúsculo en el alma, 
    de ensoñadora placidez; 

    en él revientan los renuevos 
    de la ilusión primaveral, 
    y en él me embriago con aromas 
    de algún jardín que hay ¡más allá!...