'Amor oculto', de Manuel del Palacio | Poema

 

Amor oculto

 

Ya de mi amor la confesión sincera
oyeron tus calladas celosías,
y fue testigo de las ansias mías
la luna, de los tristes compañera.

Tu nombre dice el ave placentera
a quien visito yo todos los días,
y alegran mis soñadas alegrías
el valle, el monte, la comarca entera.

Sólo tú mi secreto no conoces,
por más que el alma con latido ardiente,
sin yo quererlo, te lo diga a voces;

y acaso has de ignorarlo eternamente,
como las ondas de la mar veloces
la ofrenda ignoran que les da la fuente.

 

URL de Video remoto

Título: Amor oculto
Autor: Manuel del Palacio
Narrador: Francisco Fernández

 

  • Amor oculto

    Ya de mi amor la confesión sincera
    oyeron tus calladas celosías,
    y fue testigo de las ansias mías
    la luna, de los tristes compañera.
    Tu nombre dice el ave placentera
    a quien visito yo todos los días,
    y alegran mis soñadas alegrías
    el valle, el monte, la comarca entera.
    ...

  • Imagen
    Alfonsina Storni

    La palabra

    Alfonsina Storni

    Naturaleza: gracias por este don supremo
    del verso, que me diste:
    yo soy la mujer triste
    a quien Caronte ya mostró su remo.
    ¿Qué fuera de mi vida sin la dulce palabra?
    como el óxido labra
    sus arabescos ocres,
    yo me grabé en los hombres, sublimes o mediocres.
    ...

  • Imagen
    Leopoldo Lugones

    La última careta

    Leopoldo Lugones

    La miseria se ríe con sórdida chuleta,
    su perro lazarillo le regala un festín.
    En sus funambulescos calzones va un poeta,
    y en su casaca el huérfano que tiene por delfín.
    El hambre es su pandero, la luna su peseta
    y el tango vagabundo su padre nuestro. Crin
    de león, la corona. Su baldada escopeta
    de lansquenete impávido suda un fogoso hollín.
    ...

  • Nadie interrumpa

    Enrique Banchs

    Nadie interrumpa con la queja vana
    el gran silencio de la carne humana
    que en inconsciente nada se resuelve
    y al sitio de antes que naciera vuelve.
    Nadie se asome al sumidero lento
    de sangre, donde todo el elemento
    que amó fermenta en un montón sombrío
    chorreando sin ruido en el vacío.
    ...

  • Imagen
    Rosalía de Castro

    Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros...

    Rosalía de Castro

    Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros,
    ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros,
    lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso,
    de mí murmuran y exclaman:
    —Ahí va la loca soñando
    con la eterna primavera de la vida y de los campos,
    y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
    y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.
    ...