'Resuelve la cuestión...', de Sor Juana Inés de la Cruz | Poema

URL de Video remoto

Título: Resuelve la cuestión
Autora: Sor Juana Inés de la Cruz
Narrador: Francisco Fernández

 

 

Resuelve la cuestión

 

Que no me quiera Fabio al verse amado
es dolor sin igual, en mi sentido;
mas que me quiera Silvio aborrecido
es menor mal, mas no menor enfado.
 
¿Qué sufrimiento no estará cansado,
si siempre le resuenan al oído,
tras la vana arrogancia de un querido,
el cansado gemir de un desdeñado?
 
Si de Silvio me cansa el rendimiento,
a Fabio canso con estar rendida:
si de éste busco el agradecimiento,
 
a mí me busca el otro agradecida:
por activa y pasiva es mi tormento,
pues padezco en querer y ser querida.

 

  • Prólogo al lector

    Estos versos, lector mío,
    que a tu deleite consagro,
    y sólo tienen de buenos
    conocer yo que son malos,
    ni disputártelos quiero
    ni quiero recomendarlos,
    porque eso fuera querer
    hacer de ellos mucho caso.
    ...

  • Resuelve la cuestión

    Que no me quiera Fabio al verse amado
    es dolor sin igual, en mi sentido;
    mas que me quiera Silvio aborrecido
    es menor mal, mas no menor enfado.
    ¿Qué sufrimiento no estará cansado,
    si siempre le resuenan al oído,
    tras la vana arrogancia de un querido,
    el cansado gemir de un desdeñado?
    ...

  • Imagen
    Francisco de Quevedo

    Desde la torre

    Francisco de Quevedo

    Retirado en la paz de estos desiertos,
    con pocos, pero doctos libros juntos,
    vivo en conversación con los difuntos
    y escucho con mis ojos a los muertos.
    Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
    o enmiendan, o fecundan mis asuntos;
    y en músicos callados contrapuntos
    al sueño de la vida hablan despiertos.
    ...

  • Imagen
    Francisco de Quevedo

    Pronuncia con sus nombres los trastos y miserias de la vida

    Francisco de Quevedo

    La vida empieza en lágrimas y caca,
    luego viene la mu, con mama y coco,
    síguense las viruelas, baba y moco,
    y luego llega el trompo y la matraca.
    En creciendo, la amiga y la sonsaca,
    con ella embiste el apetito loco,
    en subiendo a mancebo, todo es poco,
    y después la intención peca en bellaca.
    ...

  • Imagen
    Francisco de Quevedo

    Pinta a un doctor en medicina que se quería casar

    Francisco de Quevedo

    Pues me hacéis casamentero,
    Ángela de Mondragón,
    escuchad de vuestro esposo
    las grandezas y el valor.
    Él es un Médico honrado,
    por la gracia del Señor,
    que tiene muy buenas letras
    en el cambio y el bolsón.
    ...

  • Imagen
    Francisco de Quevedo

    A un hombre de gran nariz

    Francisco de Quevedo

    Érase un hombre a una nariz pegado,
    érase una nariz superlativa,
    érase una alquitara medio viva,
    érase un peje espada mal barbado;
    era un reloj de sol mal encarado.
    érase un elefante boca arriba,
    érase una nariz sayón y escriba,
    un Ovidio Nasón mal narigado.
    ...