La chica de la maleta, de Ángeles Mora | Poema

    Poema en español
    La chica de la maleta


    Esta fría mañana tan cerca de diciembre 
    no tomé el desayuno, no he leído el periódico, 
    no me metí en la ducha después de la gimnasia 
    (esta oscura mañana no quise hacer gimnasia) 
    no subí la persiana para asomarme al cielo 
    ni he mirado en la agenda las promesas del día. 
    Esta dura mañana con su duro castigo 
    he roto algunas cosas que mucho me quisieron 
    y salvé algunas otras porque duele mirarlas. 
    Me estoy haciendo daño esta mañana fría, 
    quisiera destruirme sin salir de la cama 
    o encontrar la manera de dormir un momento. 

    Cuando menos lo esperas, suele decir la gente, 
    la sorpresa aparece con sus dientes de anís. 
    Cuando menos lo esperas, si te fijas un poco, 
    verás que el aire lleva gaviotas y mensajes... 
    mas ya no van conmigo esos viejos asuntos. 
    El aire arrastra lluvias y tristezas heridas 
    y yo no quiero verlo cruzar como un bandido 
    tan guapo y tan azules sus ojos venenosos. 

    Esta fría mañana tan cerca de diciembre 
    cuando rozan los árboles de puntillas las nubes 
    junto a tanta miseria, tan helada ternura, 
    yo dejo mi impotencia, mi personal naufragio 
    entre estos blancos pliegues olvidado... 
    Aunque mi cuerpo caiga doblemente desnudo 
    en ese traje roto que luego es un poema. 
    Aunque otro sueño baje su luz por la almohada 
    y ya no te despierte mi voz en el jardín.