Canción de la doncella del alba, de Efraín Huerta | Poema

    Poema en español
    Canción de la doncella del alba


    Para Thelma 
     
    Se mete piel adentro 
    como paloma ciega, 
    como ciega paloma 
    cielo adentro. 

    Mar adentro en la sangre, 
    adentro de la piel. 
    Perfumada marea, 
    veneno y sangre. 

    Aguja de cristal 
    en la boca salada. 
    Marea de piel y sangre, 
    marea de sal. 

    Vaso de amarga miel: 
    sueño dorado, 
    sueño adentro 
    de la cegada piel. 

    Entra a paso despacio, 
    dormida danza; 
    entra debajo un ala, 
    danza despacio. 

    Domina mi silencio 
    la voz del alba. 
    Domíname, doncella, 
    con tu silencio. 

    Tómame de la mano, 
    llévame adentro 
    de tu callada espuma, 
    ola en la mano. 
    Silencio adentro sueño 
    con lentas pieles, 
    con labios tan heridos 
    como mi sueño. 

    Voy vengo en la ola, 
    coral y ola, 
    canto canción de arena 
    sobre la ola. 

    Oh doncella de paz, 
    estatua de mi piel, 
    llévame de la mano 
    hacia tu paz. 

    Búscame piel adentro 
    anidado en tu axila, 
    búscame allí, 
    amor adentro. 

    Pues entras, fiel paloma, 
    pisando plumas 
    como desnuda nube, 
    nube o paloma. 

    Debo estar vivo, amor, 
    para saberte toda, 
    para beberte toda 
    en un vaso de amor. 

    Alerta estoy, doncella 
    del alba; alerta 
    al sonoro cristal 
    de tu origen, doncella.