Muchachos de la prensa, de Ernesto Cardenal | Poema

    Poema en español
    Muchachos de la prensa


    Muchachos que salían a diario fotografiados en La Prensa acostados 
    con los ojos entrecerrados, los labios entreabiertos 
    como si se estuvieran riendo, como si estuvieran gozando. 
    Los de la horrenda lista. 

    O bien salían serios en sus fotitos de carnet, de pasaporte, 
    tal vez profundamente serios. 
    Muchachos que aumentaban a diario la lista del horror. 

    Uno fue a dar una vuelta por el barrio 
    y lo hallaron tirado en un predio montoso. 
    O salió para el trabajo, de su casa del barrio San Judas, 
    y no volvió más. 
    El que salió a comprar una Coca Cola a la esquina. 
    El que salió a ver a su novia y no volvió. 
    O sacado de su casa 
    y llevado en un jeep militar que se hundió en la noche. 
    Y después encontrado en la morgue, 
    o a un lado de la carretera en la Cuesta del Plomo, 
    o en un basurero. 
    Con los brazos quebrados, 
    los ojos sacados, la lengua cortada, los genitales arrancados. 
    O simplemente nunca aparecieron. 
    Los llevados por la patrulla del 'Macho Negro' o de 'Cara e’ León' 
    Los amontonados en la costa del lago detrás del Teatro Darío. 

    Lo único que quedó a las mamás de sus físicos, 
    la mirada brillantes, la sonrisa, planas, en un papel. 
    Cartulinas que las mamás mostraban como un tesoro en La Prensa. 
    (La imagen grabada en las entrañas: en esa cartulinita chiquita). 
    El del pelambre despeinado. 
    El de los ojos de venado asustado. 
    Este risueño, picaresco. 
    La muchacha de mirada melancólica. 
    Uno de perfil. O con la cabeza ladeada. 
    Pensativo uno. Otro con la camisa abierta. 
    Otro con bucles. O con el pelo en la cara. Con boina. 
    Otro borroso sonriendo debajo de sus bigotes. 
    Con la corbata de graduación. 
    La chavala sonriendo con el ceño fruncido. 
    La chavala en la foto que andaría su novio. 
    El muchacho en pose en la foto que le daría a su novia. 

    De veinte, de veintidós, de diciocho, de diecisiete, de quince años. 
    Los jóvenes matados por ser jóvenes. Porque 
    tener entre los quince y los veinticinco años en Nicaragua era ilegal. 
    Y pareció que Nicaragua iba a quedar sin jóvenes. 
    Y después del triunfo hasta me sorprendí a veces, de pronto, 
    ante un joven que en una concentración me saludaba 
    (yo preguntándole en mi interior: '¿Y vos cómo escapaste?') 
    Se les temió por jóvenes. 

    Ustedes los agarrados por la guardia. Los 'amados de los dioses'. 
    Los griegos dijeron que los amados de los dioses mueren jóvenes. 

    Será, pienso yo, porque los siempre quedaron jóvenes. 
    Los otros podrán envejecer mucho pero para ellos 
    aquellos estarán siempre jóvenes y frescos, 
    la frente tersa, el pelo negro. 
    La romana de pelo rubio que murió quedó siempre rubia en el recuerdo. 

    Pero ustedes, digo yo, no son los que no envejecieron 
    porque quedaron jóvenes (efímeramente) en el recuerdo 
    de los que también morirían. 
    Ustedes estarán jóvenes porque siempre habrá jóvenes en Nicaragua 
    y los jóvenes de Nicaragua serán ya todos revolucionarios, por 
    las muertes de ustedes que fueron tantos, los matados a diario. 
    Ellos serán ustedes otra vez, en vidas siempre renovadas, 
    nuevos, como nuevo es cada amanecer.