Cuando pasa una joven como tú, de Ángel García López | Poema

    Poema en español
    Cuando pasa una joven como tú


    Cuando pasa una joven como tú salta el pecho, 
    se compran las parcelas de este sitio acotado. 

    No hay un cuerpo en la tarde que te iguale, criatura. 
    Porque vas explicando lo que queda de verte, 
    poniendo orden a un mundo que no está en este reino. 

    No hay un rostro que pueda dormir cuando te ha visto 
    ni sienta que, por dentro, van cantando los árboles. 

    Eres como quisieran ser los astros más lentos, 
    las altas catedrales, las ciudades de Europa 
    que desnudan sus flores con un copo de nieve. 

    Convocas impaciencias a los bancos de un parque 
    que, detrás de los ojos, te acogieran despacio. 

    Imposible es gozarte como no bendecirte. 
    No hay nadie que no mire sino dándote gracias.