Exterior del gato, de Carlos Barral | Poema

    Poema en español
    Exterior del gato


    Ser el gato, 
    hacer un esfuerzo y ser el gato 
    transitorio del alba y en la cumbre 
    del mundo transitado, y presumible. 

    Ser por fuera del gato todo el gato posible 
    después del atigrado resplandor de la noche 
    última y la pasmada contracción felina. 
    Comenzar en el zinc al borde de las uñas, 
    en el cielo que escurre el canalón vacío 
    y en la flor espectral que crece entre las rejas. 

    El gato que despierta paso a paso las viejas 
    miserables espaldas de fábrica baldada 
    y el aire algodonoso de las ramas al suelo 
    y la tierra afeitada del muro hasta el camino 
    y hasta el bidón sonoro que su peso estremece. 

    Ser gato por fuera y tan cabal. Parece 
    que el mundo quepa dentro de esta pausa ondulada 
    precisa como un astro, que te llama 
    y a quien no negarás el pararte desnuda 
    donde nadie hubiera imaginado 

    aurora sobre el muro desconchado, 
    alba rosada sobre el gris de un gato, 
    con las puntas nocturnas de los pechos 
    apuntando a esos hombres cavilosos 
    que llegan tan despacio, pisando en las afueras.