'Quien ve las blancas y hermosas rosas...', de Francisco de Figueroa | Poema

URL de Video remoto

Título: Quien ve las blancas y hermosas rosas...
Autor: Francisco de Figueroa
Narrador: Francisco Fernández

 

 

Soneto

 

Quien ve las blancas y hermosas rosas
de mano virginal recién cogidas,
y con diversos tallos retejidas,
guirnaldas bellas hacen y olorosas;        

quien gusta de las aves más preciosas
las tiernas pechuguillas convertidas     
en líquidos manjares y comidas
süaves, odoríferas, sabrosas;
    
y quien panales albos destilando
la rubia miel de la amarilla cera,
a lo que al gusto y vista más provoca,

pues tal es de mi ninfa el rostro, cuando
mi vista de la suya reverbera
y bebo las palabras de su boca.

 

  • Quien ve las blancas y hermosas rosas...

    Quien ve las blancas y hermosas rosas
    de mano virginal recién cogidas,
    y con diversos tallos retejidas,
    guirnaldas bellas hacen y olorosas;
    quien gusta de las aves más preciosas
    las tiernas pechuguillas convertidas
    en líquidos manjares y comidas
    süaves, odoríferas, sabrosas;
    ...

  • Maldito seas, Amor, perpetuamente...

    Maldito seas, Amor, perpetuamente:
    tu nombre, tu saeta, venda y fuego:
    tu nombre, que con tal desasosiego
    me fuerza a andar perdido entre la gente;
    tu flecha, que me hizo así obediente
    de aquella falsa, de quien ya reniego;
    tu venda, con que me hiciste ciego
    y así juzgué por ángel la serpiente;
    ...

  • Imagen
    Francisco de Terrazas

    Soneto a una dama que despabiló una vela con los dedos

    Francisco de Terrazas

    El que es de algún peligro escarmentado,
    suele temerle más que quien lo ignora,
    por eso temí el fuego en vos, señora,
    cuando de vuestros dedos fue tocado.
    Mas, ¿vistes qué temor tan excusado
    del daño que os hará la vela agora?
    Si no os ofende el vivo que en mí mora
    ¿cómo os podrá ofender luego pintado?
    ...

  • Imagen
    Lupercio Leonardo de Argensola

    No fueron tus divinos ojos, Ana...

    Lupercio Leonardo de Argensola

    No fueron tus divinos ojos, Ana,
    los que al yugo amoroso me han rendido;
    ni los rosados labios, dulce nido
    del ciego niño, donde néctar mana;
    ni las mejillas de color de grana;
    ni el cabello, que al oro es preferido;
    ni las manos, que a tantos han vencido;
    ni la voz, que está en duda si es humana.
    ...

  • Imagen
    Anónimo

    Niños soldados, mozos capitanes...

    Anónimo

    Niños soldados, mozos capitanes,
    sargentos que en su vida han visto guerra,
    generales en cosas de la tierra,
    almirantes con damas muy galantes.
    Alféreces de bravos ademanes,
    nueva milicia que la antigua encierra,
    hablar extraño, parecer que a tierra,
    turcos rapados, crespos alemanes.
    ...

  • Imagen
    Lope de Vega

    A la noche

    Lope de Vega

    Noche fabricadora de embelecos,
    loca, imaginativa, quimerista,
    que muestras al que en ti su bien conquista,
    los montes llanos y los mares secos;
    habitadora de celebros huecos,
    mecánica, filósofa, alquimista,
    encubridora vil, lince sin vista,
    espantadiza de tus mismos ecos;
    ...