40 y décimas, de Xandro Valerio | Poema

    Poema en español
    40 y décimas


    ¡Paso al dolor! No ese dolor ambiguo, 
    de la amada, la flor, y el viento blando, 
    sino el dolor con que yo me santiguo, 
    mis ¡cómos! y ¡porqués!, desorbitado. 
    Este dolor que mis huesos taladra, 
    perfecto, triangular, Dios en cadena, 
    rabioso can que enfurecido ladra 
    al mentido fantasma de la pena. 
    Dolor de sangre para el mundo encinta; 
    no el que pintados ojo y labio alcanza 
    y en su cubil ignora la pantera. 
    El del dogal, el de la negra cinta, 
    torvo de fe y amargo de esperanza, 
    ¡sin bergantín para la mar ligera! 



    • ¡Paso al dolor! No ese dolor ambiguo, 
      de la amada, la flor, y el viento blando, 
      sino el dolor con que yo me santiguo, 
      mis ¡cómos! y ¡porqués!, desorbitado. 
      Este dolor que mis huesos taladra, 
      perfecto, triangular, Dios en cadena, 



    • ¡Vendo estrellas al peso! Linda cosa. 
      Pero te costará poco dinero. 
      Música, sueño y beso y lira y rosa, 
      y un buen “stock” de luna y de lucero! 
      ¿Cómo? ¿Diez? ¡Qué más da! No está en el precio 
      la razón de la venta, y mucho o poco, 



    • Yo no escucho lo que dicen 
      las lenguas de vecindonas 
      porque de sobra yo sé 
      por quien está su persona. 
      Cinco luceros azules 
      alumbran cinco farolas 
      desde su casa a mi casa 
      desde su boca a su boca 
      Cinco añitos que le quiero