Letanía del ciego, de Carlos Bousoño | Poema

    Poema en español
    Letanía del ciego


    Soy como un ciego...
    Rubén Darío 

     
    Y tú que tanto amas, tanto ríes, 
    tanto adivinas y conoces tanto, 
    ¿dónde el escudo para que te fíes, 
    dónde el pañuelo de enjugar tu llanto? 

    ¿Dónde el camino que no veo ahora? 
    Dímelo o llora y el mirar suprime. 
    ¿Es ya la noche que no tiene aurora? 
    Dímelo, dime. 

    Y sin embargo tu vivir empaña 
    mi vivir con un vaho que es ternura, 
    que es caliente rumor que me acompaña 
    la noche oscura. 

    Y sin embargo con tu mano guías 
    y a tientas toco lo que apenas veo 
    y digo acaso para que sonrías 
    lo que no creo. 

    Y toco apenas y tu bulto aprendo 
    y torpe sigo lo que tú me indicas. 
    Lo que no miro, lo que no comprendo, 
    tú multiplicas. 

    Tú multiplicas, o quizás es tu invento 
    porque lo vea aunque quizá no exista. 
    Entre la noche de mi pensamiento 
    dulce es tu vista. 

    Dulce es tu vista, tu mirar risueño 
    que mira un llano donde estaba un monte 
    y que a mi alma de temblor pequeño 
    llamó horizonte. 

    Dulce es tu vista que miró aquel lago 
    y lo llamaba alegre mar bravío. 
    Tu generoso corazón es mago. 
    ¡Lo fuese el mío!