Variación sobre un viejo tema, de Carlos Edmundo de Ory | Poema

    Poema en español
    Variación sobre un viejo tema


    Eres ventana / niña / o sólo rosaleda 
    ¡eres! y juegas en los arenales del tálamo 
    con añicos de júbilo / desnuda 
    y transparente en el crepúsculo 
    dejando adrede tus joyas en el anaquel 
    Ya no danzas más encendiendo tus brazos 
    ante tu espectador privado vigilante 
    Una columna de llamas en crescendo 
    se derrumba en onda luminosa y titila 
    como bujía que languidece y no se apaga 

    La noche nos convence al fin de comenzar 
    las caricias entrambos tras el trance candente 
    Algo ha ocurrido bajo el cambio de luces 
    También yo me moví con magistral misterio 
    hasta acercarme al centro del jardín 
    Lo arcaico de esta noble realidad 
    de este abismo dorado de abejas 
    Deberían venir a consultarnos sobre 
    cosas inverosímiles que ocurren aquí dentro 
    del precioso canasto de noche 
    doblemente repleto de besos y de grillos 
    extraordinariamente niquelado por la luna 

    Empecé a contar tus pestañas 
    matemáticamente absorbido en tu cara 
    amarillo de espíritu sin tocar tu quietud 
    toda la madrugada casi místico así 
    meditando el arcano de unos párpados puros 
    largo rato aún sin moverme hasta que 
    acudí lentamente a las rampas carnales 
    y comprendí el paisaje de una espalda 
    Oh ninfa tu belleza es un murmullo increíble 

    Ya toco el gran algodón / te toco 
    a sabiendas cámara de ternura 
    máquina santa de sangre y cabellera 
    regia muñeca viva impecable función 
    Ahora cierro los ojos para honrar los crujidos 
    y ver la oscuridad poblada de palomas 
    en un continuo nimbo las frentes y los pies 
    Bien hago en ser lealmente lento conmigo mismo 
    mientras lleno de hojas o caricias tu cuerpo 
    y retorno a tu cara solitaria de silencio 
    atroz también tus manos tienen enorme paz 

    Soy un viento mirándote dormir 
    bajo la disciplina de la felicidad 
    Entré en el terciopelo y frecuenté la urdimbre 
    y visité la fábrica salvaje de la miel 
    viviendo una experiencia de mutismo binario 
    atravesando largos corredores violetas 
    Y la respiración de colores / el sueño 
    con su casa sin puertas es una antigua casa 
    Azul muralla de cristal / regia muñeca viva 
    mojada de licor en esta noche egipcia.