'Los hombros de los filósofos', de Gerardo Diego | Poema

 

Los hombros de los filósofos

 

Los hombros de los filósofos constituyen el acueducto
por donde nos llega la sangre obtenida del deshielo
de los más altos corazones
Si yo aplico mis fauces a esa raída de siglos
se me estremecen de alas todos los árboles de mis venas
y se me pueblan de sobresalto las humilladas mejillas.

Nadie tiene derecho a cambiar un invierno de cine
por un par de pistolas incrustadas de estrellas
ni a conseguir que el cielo le devuelva sus bastones olvidados
y sus tarjetas de visita malgastadas

Lo que una vez entró en el cauce intestinal de la serpiente
ya nunca se arrepiente ni siquiera
hace un nudo gracioso en lo más bello del camino

Déjame pasar la mano por el lomo suavísimo de estos versos que escribo
La eternidad así bajo mis dedos maullará tiernamente.

 

URL de Video remoto

Título: Los hombros de los filósofos
Autor: Gerardo Diego
Narrador: Francisco Fernández

 

  • Ahogo

    Déjame hacer un árbol con tus trenzas.
    Mañana me hallarán ahorcado
    en el nudo celeste de tus venas.
    Se va a casar la novia
    del marinerito.
    Haré una gran pajarita
    con sus cartas cruzadas.
    Y luego romperé
    ...

  • Sucesiva

    Déjame acariciarte lentamente,
    déjame lentamente comprobarte,
    ver que eres de verdad, un continuarte
    de ti misma a ti misma extensamente.
    Onda tras onda irradian de tu frente
    y mansamente, apenas sin rizarte,
    rompen sus diez espumas al besarte
    de tus pies en la playa adolescente.
    ...

  • Los hombros de los filósofos

    Los hombros de los filósofos constituyen el acueducto
    por donde nos llega la sangre obtenida del deshielo
    de los más altos corazones
    Si yo aplico mis fauces a esa raída de siglos
    se me estremecen de alas todos los árboles de mis venas
    y se me pueblan de sobresalto las humilladas mejillas.
    Nadie tiene derecho a cambiar un invierno de cine
    por un par de pistolas incrustadas de estrellas
    ...

  • Imagen
    Fernando Celada

    Nublos

    Fernando Celada

    Ausencia quiere decir olvido,
    decir tinieblas, decir jamás.
    Las aves pueden volver al nido,
    pero las almas que se han querido,
    cuando se alejan no vuelven más.
    ¿No te lo dice la luz que expira?
    ¡Sombra es la ausencia, desolación!
    Si tantos sueños fueron mentira,
    ...

  • Imagen
    Gabriela Mistral

    La bailarina

    Gabriela Mistral

    La bailarina ahora está danzando
    la danza del perder cuanto tenía.
    Deja caer todo lo que ella había,
    padres y hermanos, huertos y campiñas,
    el rumor de su río, los caminos,
    el cuento de su hogar, su propio rostro
    y su nombre, y los juegos de su infancia
    como quien deja todo lo que tuvo
    ...

  • Imagen
    José María Eguren

    La niña de la lámpara azul

    José María Eguren

    En el pasadizo nebuloso
    cual mágico sueño de Estambul,
    su perfil presenta destelloso
    la niña de la lámpara azul.
    Ágil y risueña se insinúa,
    y su llama seductora brilla,
    tiembla en su caballo la garúa
    de la playa de la maravilla.
    ...

  • Imagen
    Francisco de Icaza

    Reliquia

    Francisco de Icaza

    En la calle silenciosa
    resonaron mis pisadas;
    al llegar frente a la reja
    sentí abrirse la ventana...
    ¿Qué me dijo? ¿Lo sé acaso?
    Hablamos con el alma...
    como era la última cita,
    la despedida fue larga.
    ...