'Espinas cuando nieva', de Juan Larrea | Poema

Título: Espinas cuando nieva
Autor: Juan Larrea
Narrador: Francisco Fernández

 

 

Espinas cuando nieva

 
Suéñame suéñame aprisa estrella de tierra
cultivada por mis párpados cógeme por mis asas de sombra
alócame de alas de mármol ardiendo estrella estrella entre mis cenizas

Poder poder al fin hallar bajo mi sonrisa la estatua
de una tarde de sol los gestos a flor de agua
los ojos a flor de invierno

Tú que en la alcoba del viento estás velando
la inocencia de depender de la hermosura volandera
que se traiciona en el ardor con que las hojas se vuelven hacia el pecho más débil

Tú que asumes luz y abismo al borde de esta carne
que cae hasta mis pies como una viveza herida

Tú que en selvas de error andas perdida

Supón que en mi silencio vive una oscura rosa sin salida y sin lucha

 

  • La planicie y su espejo

    Donde hay un muerto hay un remordimiento.
    No basta haber empañado los vidrios más
    amargos, haber libertado los ríos de sus cursos,
    haber concebido un robo de corderos en la niebla.
    Las pasiones permanecen siempre allí
    confusas y deshinchadas, reducidas
    a roer las uñas de la luz, vergonzosas
    y deshinchadas a la hora de abatir la frente,
    ...

  • Espinas cuando nieva

    Suéñame suéñame aprisa estrella de tierra
    cultivada por mis párpados cógeme por mis asas de sombra
    alócame de alas de mármol ardiendo estrella estrella entre mis cenizas
    Poder poder al fin hallar bajo mi sonrisa la estatua
    de una tarde de sol los gestos a flor de agua
    los ojos a flor de invierno
    Tú que en la alcoba del viento estás velando
    la inocencia de depender de la hermosura volandera
    ...

  • Federico García Lorca

    Voces de muerte sonaron
    cerca del Guadalquivir.
    Voces antiguas que cercan
    voz de clavel varonil.
    Les clavó sobre las botas
    mordiscos de jabalí.
    En la lucha daba saltos
    jabonados de delfín.
    ...

  • Pedro Salinas

    Qué alegría, vivir
    sintiéndose vivido.
    Rendirse
    a la gran certidumbre, oscuramente,
    de que otro ser, fuera de mí, muy lejos,
    me está viviendo.
    Que cuando los espejos, los espías,
    azogues, almas cortas, aseguran
    ...

  • Antonio Machado

    Yo voy soñando caminos
    de la tarde. ¡Las colinas
    doradas, los verdes pinos,
    las polvorientas encinas!...
    ¿Adónde el camino irá?
    Yo voy cantando, viajero
    a lo largo del sendero...
    -la tarde cayendo está-.
    ...

  • Ángel González

    Una revolución.
    Luego una guerra.
    En aquellos dos años —que eran
    la quinta parte de toda mi vida—,
    ya había experimentado sensaciones distintas.
    Imaginé más tarde
    lo que es la lucha en calidad de hombre.
    Pero como tal niño,
    ...