Cancioncilla de la maestra Herbera, de Alfonsa de la Torre | Poema

    Poema en español
    Cancioncilla de la maestra Herbera


    Yo soy la pastora 
    de la zarzamora. 
    La sacerdotisa 
    de la yerbaluisa. 
    La que por antojo 
    se come el hinojo 
    y mezcla verbena 
    con la hierbabuena. 

    Yo soy la zagala 
    de la hierba mala: 
    con rito pagano 
    arrojo el aciano 
    en medio del fuego 
    y parto el espliego... 
    Y trenzo el lentisco 
    con el malvavisco. 

    Yo soy la doncella 
    de hierba centella: 
    provoco los celos, 
    hirviendo napelos 
    consigo mimosas 
    de las escabiosas 
    o desato llantos 
    con los amarantos. 

    ¡Ay, la mejorana! 
    ¿Quién ciega a la rana? 
    ¿quién sangra al cuclillo? 
    Por el culantrillo 
    o por el cantueso 
    sé atraer el beso 
    de la adolescente 
    con nardo caliente. 

    Yo seré una lamia. 
    Sembraré la infamia, 
    urdiré el estrago 
    con sangre de drágo. 
    Seré la lobezna 
    de la lechetrezna 
    cebando medusas 
    con leche de aethusas. 

    Seré la sanguina 
    de lengua cervina, 
    fulva sanguisorba 
    que la vida sorba. 
    Hilaré con ruecas 
    de tibias resecas 
    la nácar lunára 
    de la dulcamara. 

    Yo soy la hechicera 
    de la enredadera, 
    de la serpentaria, 
    de la pasionaria, 
    de la cannabin 
    a y de la sabina. 
    ¡Y del estramonio 
    y engaño al demonio!