Romance del veneno de Moriana, de Anónimo | Poema

    Poema en español
    Romance del veneno de Moriana


    Madrugaba don Alonso 
    a poco del sol salido; 
    convidando va a su boda 
    a los parientes y amigos; 
    a la puerta de Moriana 
    sofrenaba su rocino: 
    -Buenos días, Moriana. 
    -Don Alonso, bien venido. 
    -Vengo a brindarte, Moriana, 
    para mi boda el domingo. 
    -Esas bodas, don Alonso, 
    debieran de ser conmigo; 
    pero ya que no lo sean, 
    igual el convite estimo, 
    y en prueba de la amistad 
    beberás del fresco vino, 
    en que solías beber 
    dentro mi cuarto florido. 
    Moriana, muy ligera 
    en su cuarto se ha metido; 
    tres onzas de solimán 
    con el acero ha molido, 
    de la víbora los ojos, 
    sangre de un alacrán vivo: 
    -Bebe, bebe, don Alonso, 
    bebe de este fresco vino. 
    -Bebe primero, Moriana, 
    que así está puesto en estilo. 
    Levantó el vaso Moriana, 
    lo puso en sus labios finos; 
    los dientes tiene menudos, 
    gota adentro no ha vertido. 
    Don Alonso, como es mozo, 
    maldita gota ha perdido. 
    -¿Qué me diste, Moriana, 
    qué me diste en este vino? 
    ¡Las riendas tengo en la mano 
    y no veo a mi rocino! 
    -Vuelve a casa, don Alonso, 
    que el día ya va corrido 
    y se celará tu esposa 
    si quedas acá conmigo. 
    -¿Qué me diste, Moriana, 
    que pierdo todo el sentido? 
    ¡Sáname de este veneno, 
    yo me he de casar contigo! 
    -No puede ser, don Alonso, 
    que el corazón te ha partido. 
    -¡Desdichada de mi madre 
    que ya no me verá vivo! 
    -Más desdichada la mía 
    desque te hube conocido. 

    «En la mayor parte de la historia, Anónimo era una mujer» Virginia Woolf