El que tiene mujer moza y hermosa, de Anónimo | Poema

    Poema en español
    El que tiene mujer moza y hermosa

    —El que tiene mujer moza y hermosa 
    ¿qué busca en casa y con mujer ajena? 
    ¿La suya es menos blanca y más morena, 
    o floja, fría, flaca?– No hay tal cosa. 

    –¿Es desgraciada?– No, sino amorosa. 
    –¿Es mala?– No por cierto, sino buena. 
    Es una Venus, es una Sirena, 
    un blanco lirio, una purpúrea rosa. 

    —Pues ¿qué busca? ¿A dó va? ¿De dónde viene? 
    ¿Mejor que la que tiene piensa hallarla? 
    Ha de ser su buscar en infinito. 

    —No busca éste mujer, que ya la tiene. 
    Busca el trabajo dulce de buscalla, 
    que es lo que enciende al hombre el apetito. 

    «En la mayor parte de la historia, Anónimo era una mujer» Virginia Woolf

    • Blanca sois, señora mía, 
      más que no el rayo del sol 
      ¿si la dormiré esta noche 
      desarmado y sin pavor? 
      que siete años había, siete, 
      que no me desarmo, no. 
      Más negras tengo mis carnes 
      que un tiznado carbón. 
      -Dormilda, señor, dormilda, 

    • ¡Cuán traidor eres, Marquillos! 
      ¡Cuán traidor de corazón! 
      Por dormir con tu señora 
      habías muerto a tu señor. 
      Desque lo tuviste muerto 
      quitástele el chapirón; 
      fuéraste al castillo fuerte 
      donde está la Blanca Flor. 
      -Ábreme, linda señora, 

    • Un Mandarín de Pekín 
      que residía en Cantón 
      y no tocaba el violín 
      porque tocaba el violón 
      decía con presunción 
      y con cierto retintín 
      que de confín a confín 
      de toda aquella nación 
      del gorro hasta el escarpín 
      era rico y trapalón. 

    • ¡Rosa fresca, rosa fresca, 
      tan garrida y con amor, 
      cuando yo os tuve en mis brazos, 
      non vos supe servir, non: 
      y agora que vos servía 
      non vos puedo yo haber, non! 
      - Vuestra fue la culpa, amigo, 
      vuestra fue, que mía non; 
      enviásteme una carta 

    • Mi padre era de Ronda 
      y mi madre de Antequera; 
      cautiváronme los moros 
      entre la paz y la guerra, 
      y lleváronme a vender 
      a Vélez de la Gomera. 
      Siete días con sus noches 
      anduve en el almoneda, 
      no hubo moro ni mora 

    • Caminaba el Conde Olinos 
      la mañana de San Juan, 
      por dar agua a su caballo 
      en las orillas del mar. 
      Mientras su caballo bebe 
      él se ponía a cantar: 
      -Bebe, bebe, mi caballo, 
      Dios te me libre de mal, 
      Dios te libre en todo tiempo