Canción para la guitarra, de Victoriano Crémer | Poema

    Poema en español
    Canción para la guitarra


    Y canto para adentro 
    porque no tengo afueras... 
    Me aprieto la guitarra 
    y siento la madera. 
    Se me llenan de música 
    las oscuras cavernas... 
    Yo soy yo, limitado 
    por carne sorda y venas. 

    Si alguna vez levanto 
    los ojos de las cuerdas, 
    me siento fugitivo 
    de lo que vale y cuenta. 

    Y no me reconozco, 
    y me doy tanta pena 
    que enmudezco y me duele 
    la raíz de la lengua 

    Por eso cuento y canto 
    para adentro las penas: 
    Porque me sueno a hombre 
    y me duelo de veras... 

    Y puedo decir: Hambres, 
    en plural; Vida Perra; 
    o simplemente Amor; 
    y escupir a la Tierra... 

    Canciones que me arranco 
    de las furiosas piedras 
    del montón de la sangre 
    que llevo siempre a cuestas. 

    Palabras con sentido, 
    efectivas vivencias. 
    No, Sol, Luna, Nenúfar 
    o Arcángel sin Fronteras. 

    Me escucho y no me importa 
    que los demás entiendan; 
    me basta con sentirme 
    el alma en la madera. 

    Que canto para adentro, 
    porque no tengo afueras.