'El cordero con garras de león', de Concepción Arenal | Poema

 

El cordero con garras de león

 

Sintiéndose enferma, vieja,
y viendo cerca la muerte,
con harto pesar advierte
su fin próximo una oveja.
 
Y si el momento postrero
mira con dolor profundo,
más que por dejar el mundo
es por su tierno cordero.
 
«De los peligros el nombre
-dice- ignoras, pobre bobo;
lo que es el hambre en el lobo
y lo que es gula en el hombre.
 
Mas yo sé dónde te dejo
y poco en la suerte espero,
pues como el rey, el carnero
rara vez muere el viejo.»
 
Afligida y pesarosa
inclina la triste frente,
mas le ocurre de repente
una idea luminosa.
 
«¡Idea de salvación!
¡Consuelo a mal tan acerbo!
-exclama-; ¡si yo conservo
las garras de un gran león!
 
¡Ah! Mi corazón predijo
cuando las oculté un día
que con ellas dar podría
defensa a mi pobre hijo!»
 
Hace un esfuerzo postrero,
las busca en pocos instantes,
y a la manera de guantes
se las coloca al cordero.
 
Sale el pobrete a campaña
y, aunque tarde, echa de ver
que en quererle defender
así, su madre se engaña.
 
Vese tan embarazado
con las garras para andar
que, aún queriéndolo evitar,
quédase atrás rezagado.
 
Y cuando su madre, llena
de dulce consuelo, expira
porque seguro le mira,
sirve a los lobos de cena.
 
Que si el maternal amor
por disculpable quimera
le dio las garras de fiera,
no la fuerza ni el valor.
 
Siempre un éxito fatal
guarda la naturaleza
al que incurre en la torpeza
de olvidar su natural.
 
En llegando la ocasión,
el más vano y altanero
hará lo que hizo el cordero
con las garras del león.

 

Título: El cordero con garras de león
Autora: Concepción Arenal
Narrador: Francisco Fernández

 

  • El temple

    «¿Decidme por qué razón
    uno al hierro, otro al acero,
    comparaba D. Antero
    a Nemesio y a León?»
    «Porque con los dos metales
    gran semejanza se advierte:
    uno débil, otro fuerte,
    vinieron al mundo iguales.
    ...

  • El sobrio y el glotón

    Había en un lugarón
    dos hombres de mucha edad,
    uno de gran sobriedad
    y el otro gran comilón.
    La mejor salud del mundo
    gozaba siempre el primero,
    estando de Enero a Enero
    débil y enteco el segundo.
    ...

  • El pajarero

    En cierto lugar habia
    un ricacho solterón
    con la más rara afición,
    o si se quiere mania.
    Y era pájaros juntar,
    con maña domesticarlos,
    y aun [a] algunos enseñarlos
    palabras a pronunciar.
    ...

  • El mastín y el gallo

    Sabido es de cada cual
    que aún mucho más que el caballo,
    entre los vanos, el gallo
    es vanidoso animal.
    Había en cierto lugar
    uno que el cuello inclinaba
    cuando la puerta pasaba
    por temor de tropezar;
    ...

  • Imagen
    Alfonsina Storni

    La palabra

    Alfonsina Storni

    Naturaleza: gracias por este don supremo
    del verso, que me diste:
    yo soy la mujer triste
    a quien Caronte ya mostró su remo.
    ¿Qué fuera de mi vida sin la dulce palabra?
    como el óxido labra
    sus arabescos ocres,
    yo me grabé en los hombres, sublimes o mediocres.
    ...

  • Imagen
    Leopoldo Lugones

    La última careta

    Leopoldo Lugones

    La miseria se ríe con sórdida chuleta,
    su perro lazarillo le regala un festín.
    En sus funambulescos calzones va un poeta,
    y en su casaca el huérfano que tiene por delfín.
    El hambre es su pandero, la luna su peseta
    y el tango vagabundo su padre nuestro. Crin
    de león, la corona. Su baldada escopeta
    de lansquenete impávido suda un fogoso hollín.
    ...

  • Imagen
    Rosalía de Castro

    Del mar azul las transparentes olas...

    Rosalía de Castro

    Del mar azul las transparentes olas
    mientras blandas murmuran
    sobre la arena, hasta mis pies rodando,
    tentadoras me besan y me buscan.
    Inquietas lamen de mi planta el borde,
    lánzanme airosas su nevada espuma,
    y pienso que me llaman, que me atraen
    hacia sus salas húmedas.
    ...

  • Imagen
    Alfonsina Storni

    Veinte siglos

    Alfonsina Storni

    Para decirte, amor, que te deseo,
    sin los rubores falsos del instinto.
    Estuve atada como Prometeo,
    pero una tarde me salí del cinto.
    Son veinte siglos que movió mi mano
    para poder decirte sin rubores:
    "Que la luz edifique mis amores".
    ¡Son veinte siglos los que alzo mi mano!
    ...