'El gorrión y la hormiga', de Concepción Arenal | Poema

 

El gorrión y la hormiga

 

Iba un día cierta hormiga
del verano en lo más recio,
sudando a más y mejor,
camino de su granero.
Salió al paso y la detuvo
un gorrión muy atento,
haciendo una cortesía
cual pudiera un palaciego.
Ella fría contestóle
fundada, a lo que yo creo,
de previsora en la fama
que goza en el mundo entero.
Se acercó el pájaro más
y dijo en sumiso acento:
«Yo voy, señora, a pediros
un favor de mucho precio,
y a su valor será igual
mi gratitud y respeto.
Único, hermoso, querido.
Muy joven un hijo tengo
y quisiera educación
darle mejor que me dieron.
Sé que debiera enseñarle
yo mismo con el ejemplo.
Mas criéme en el desorden
y reformarme no puedo.
Para corregir sus vicios
halla poca fuerza un viejo,
pero el rapaz no los tiene
ni inveterados defectos;
y al ver vuestra economía,
vuestra exactitud y arreglo,
y que, de previsión tanta,
por fruto debido y cierto
tenéis la misma abundancia
en agosto que en enero,
mientras el hambre devora
a todos sus compañeros
que a centenares perecen
si es riguroso el invierno,
comprenderá cuánto importa
ser parco en el alimento.
Si quisierais enseñarle
su apetito conteniendo,
con un año de lecciones
y acaso, acaso con menos,
llegará tal vez a ser
un gorrión de provecho.
En cuanto a los honorarios
no dudéis que será el premio
proporcionado al servicio
que yo más que nadie precio.»
Quiso excusarse la hormiga
con mil frívolos pretextos
que el pájaro con razones
echaba por tierra luego,
hasta que al fin acosada
díjole claro: «No quiero.»
Impelido el gorrión
por el cariño paterno,
escuchando la repulsa
irritóse hasta el extremo
de amenazar con la muerte
al desventurado insecto.
Ella, al verle tan furioso,
toda temblando de miedo,
con tono humilde y contrito
echóse a sus pies diciendo:
«¡Piedad, señor! Yo disfruto
la fama que no merezco;
yo no guardo en el verano
víveres para el invierno.
Que paso como dormida
en profundísimo sueño;
y he aquí por qué los rigores
nunca del hambre padezco.»
Admiróse el gorrión
del revelado secreto,
y aunque le pareció ver
en su energía y acento
el aire de la verdad,
quedóse un tanto perplejo;
lo cual notado que fue
por el afligido insecto
dijo: «Si por el temor
habéis creído que miento,
un sabio naturalista
que vive de aquí no lejos,
decir puede sobre el caso
lo que haya de falso o cierto.»  
Parecióle al gorrión
muy razonable aquel medio,
y buscó al naturalista
y hallóle, por dicha, luego.
Díjole en cuatro palabras
de educación su proyecto,
las excusas de la hormiga,
sus dudas y sus deseos.
El sabio le respondió:
«Dice verdad el insecto.»
«Pero, señor, todo el mundo
piensa al revés.» «Ya lo creo.
Un hombre con ojos sanos
ve más que un millón de ciegos.
Como juzgar quieren todos
y el observar es molesto,
a salga lo que saliere,
hora a diestro, hora a siniestro,
al prójimo le atribuyen
cualidades o defectos,
deprimiendo la virtud
o quemando al vicio incienso.
Y este mal, que ya es antiguo,
tiene difícil remedio
si no adquieren propia voz
los hombres que ahora son ecos.»
Despidióse el gorrión
cabizbajo al oír esto,
y cuando estuvo a sus solas
dijo para su coleto:
«Así de prudente y grave
fama se adquiere y provecho,
¡así se juzgan las cosas!
¡Pues, señor, estamos frescos!
Según me ha dicho este hombre
que parece hombre de seso,
en el mundo se equivoca
lo blanco con lo que es negro.
Y si persisto en buscar
mentor a mi rapazuelo
he de hallar muchas virtudes
como ésta del hormiguero.»

 

Título: El gorrión y la hormiga
Autora: Concepción Arenal
Narrador: Francisco Fernández

 

  • El temple

    «¿Decidme por qué razón
    uno al hierro, otro al acero,
    comparaba D. Antero
    a Nemesio y a León?»
    «Porque con los dos metales
    gran semejanza se advierte:
    uno débil, otro fuerte,
    vinieron al mundo iguales.
    ...

  • El sobrio y el glotón

    Había en un lugarón
    dos hombres de mucha edad,
    uno de gran sobriedad
    y el otro gran comilón.
    La mejor salud del mundo
    gozaba siempre el primero,
    estando de Enero a Enero
    débil y enteco el segundo.
    ...

  • El pajarero

    En cierto lugar habia
    un ricacho solterón
    con la más rara afición,
    o si se quiere mania.
    Y era pájaros juntar,
    con maña domesticarlos,
    y aun [a] algunos enseñarlos
    palabras a pronunciar.
    ...

  • El mastín y el gallo

    Sabido es de cada cual
    que aún mucho más que el caballo,
    entre los vanos, el gallo
    es vanidoso animal.
    Había en cierto lugar
    uno que el cuello inclinaba
    cuando la puerta pasaba
    por temor de tropezar;
    ...

  • Imagen
    Alfonsina Storni

    La palabra

    Alfonsina Storni

    Naturaleza: gracias por este don supremo
    del verso, que me diste:
    yo soy la mujer triste
    a quien Caronte ya mostró su remo.
    ¿Qué fuera de mi vida sin la dulce palabra?
    como el óxido labra
    sus arabescos ocres,
    yo me grabé en los hombres, sublimes o mediocres.
    ...

  • Imagen
    Leopoldo Lugones

    La última careta

    Leopoldo Lugones

    La miseria se ríe con sórdida chuleta,
    su perro lazarillo le regala un festín.
    En sus funambulescos calzones va un poeta,
    y en su casaca el huérfano que tiene por delfín.
    El hambre es su pandero, la luna su peseta
    y el tango vagabundo su padre nuestro. Crin
    de león, la corona. Su baldada escopeta
    de lansquenete impávido suda un fogoso hollín.
    ...

  • Imagen
    Rosalía de Castro

    Del mar azul las transparentes olas...

    Rosalía de Castro

    Del mar azul las transparentes olas
    mientras blandas murmuran
    sobre la arena, hasta mis pies rodando,
    tentadoras me besan y me buscan.
    Inquietas lamen de mi planta el borde,
    lánzanme airosas su nevada espuma,
    y pienso que me llaman, que me atraen
    hacia sus salas húmedas.
    ...

  • Imagen
    Alfonsina Storni

    Veinte siglos

    Alfonsina Storni

    Para decirte, amor, que te deseo,
    sin los rubores falsos del instinto.
    Estuve atada como Prometeo,
    pero una tarde me salí del cinto.
    Son veinte siglos que movió mi mano
    para poder decirte sin rubores:
    "Que la luz edifique mis amores".
    ¡Son veinte siglos los que alzo mi mano!
    ...