'El vidrio y el brillante', de Concepción Arenal | Poema 🎧📚

Título: El vidrio y el brillante
Autora: Concepción Arenal
Narrador: Francisco Fernández

 

 

El vidrio y el brillante

 

En el punto culminante
de una corona imperial,
un pedazo de cristal
tenido fue por brillante.
 
Y de precio muy subido
estaba en un muladar
un brillante, que apreciar
ninguno había sabido.
 
Este cambio estrafalario
años y siglos durara,
si al muladar no llegara
cierto día un lapidario
 
que observando por acaso
el vidrio de la corona,
por todas partes pregona
ser puro fondo de vaso.
 
Desmintiéronle: «¿En lugar
tan alto, tan baja cosa
y otra tan rara y preciosa
en un sitio inmundo estar?
 
¡Absurdo! Barbaridad!»
Y aunque era el hombre marrajo,
costóle mucho trabajo
probar que hablaba verdad.
 
Y es que los hijos de Adán
no aprecian como es razón,
las cosas en lo que son
sino el lugar donde están.

 

Los dos caballos

Cuidaba mucho un francés
dos caballos por su mano;
era el uno jerezano
y era el otro cordobés.
Ambos de ardiente mirada,
ambos de fuerte resuello,
grueso y encorvado el cuello,
la cabeza descarnada.
...

El temple

«¿Decidme por qué razón
uno al hierro, otro al acero,
comparaba D. Antero
a Nemesio y a León?»
«Porque con los dos metales
gran semejanza se advierte:
uno débil, otro fuerte,
vinieron al mundo iguales.
...

El sobrio y el glotón

Había en un lugarón
dos hombres de mucha edad,
uno de gran sobriedad
y el otro gran comilón.
La mejor salud del mundo
gozaba siempre el primero,
estando de Enero a Enero
débil y enteco el segundo.
...

El pajarero

En cierto lugar habia
un ricacho solterón
con la más rara afición,
o si se quiere mania.
Y era pájaros juntar,
con maña domesticarlos,
y aun [a] algunos enseñarlos
palabras a pronunciar.
...

Paul Verlaine

Claro de luna

Vuestra alma es un exquisito paisaje,
Que encantan máscaras y bergamascos,
Tocando el laúd y danzando y casi
Tristes bajo sus fantásticos disfraces.
Siempre cantando en el tono menor,
El amor triunfal y la vida oportuna
Parecen no creer en su felicidad
Y sus canciones se unen al claro de la luna.
...

José Asunción Silva

Nocturno III

Una noche
una noche toda llena de perfumes, de murmullos y de música de älas,
Una noche
en que ardían en la sombra nupcial y húmeda, las luciérnagas fantásticas,
a mi lado, lentamente, contra mí ceñida, toda,
muda y pálida
como si un presentimiento de amarguras infinitas,
hasta el fondo más secreto de tus fibras te agitara,
...

Manuel José Quintana

A España después de la revolución de marzo

¿Qué era, decidme, la nación que un día
reina del mundo proclamó el destino,
la que a todas las zonas extendía
su cetro de oro y su blasón divino?
Volábase a occidente,
y el vasto mar Atlántico sembrado
se hallaba de su gloria y su fortuna.
Do quiera España: en el preciado seno
...

Rosalía de Castro

Del antiguo camino a lo largo...

Del antiguo camino a lo largo,
ya un pinar, ya una fuente aparece,
que brotando en la peña musgosa
con estrépito al valle desciende,
y brillando del sol a los rayos
entre un mar de verdura se pierde,
dividiéndose en limpios arroyos
que dan vida a las flores silvestres
...