Ahora también en Spotify

 

'El oso y el reló', de Concepción Arenal | Poema

Título: El oso y el reló
Autora: Concepción Arenal
Narrador: Francisco Fernández

 

 

El oso y el reló

 
Solía un piamontés
dar lecciones a un gran oso,
que por torpe o perezoso
danzaba mal en dos pies.
 
Aunque fácil la lección,
harto poco adelantaba,
y el hombre ya se cansaba
de tanta repetición.
 
Díjole: «Voy a salir,
tú entre tanto bailarás,
y si no adelantas más
a palos te habré de hundir.»
 
Compasión el oso implora
pero el maestro implacable
da por plazo improrrogable
para aprender una hora.
 
Sujeta bien la cadena,
renuévale la promesa,
va después junto a una mesa,
da vuelta a un reló de arena
 
diciendo: «Aquí está, ¿le ves?
No te dejo hueso sano
si al caer el postrer grano,
lo haces mal; hasta después.»
 
Y apenas hubo salido
recapacitando el oso
concibió un plan ingenioso
y ejecutólo atrevido:
 
«La arena, según reparo,
llévase el tiempo al caer;
si la logro detener
no corre el tiempo, esto es claro.
 
¡Gran idea!, de este modo
ahora descanso un poquito,
luego la danza ejercito;
así hay tiempo para todo.»
 
Puso el deseo por obra
diestro inclinando el reló,
y a descansar se acostó
sin inquietud ni zozobra.
 
Durmióse, era natural,
hasta que, oyendo la puerta,
asustado se despierta
y tiembla el pobre animal.
 
Viendo a su maestro entrar,
mientras la ropa mudaba,
puso el reló como estaba
y él, como siempre, a bailar.
 
«¡Pues adelantas bastante!
-díjole fuera de sí
el amo-; ¿qué has hecho, di,
mientra falté yo, tunante?»
 
«Pero, señor, no es la hora...»
«El reló de posición
cambiaste; ¡mira el bribón
con lo que nos sale ahora!
 
¿A tu inteligencia escasa
parecióle idea buena
decir que cuando la arena
no cae, el tiempo no pasa?»
 
Y enarbolando el bastón
con increíble presteza,
diole, de pies a cabeza,
el premio de su invención.
 
De este animal la ignorancia
sin quererlo nos recuerda,
no más ingeniosa y cuerda,
común una extravagancia.
 
Entiéndese vulgarmente
por el quitarse los años
cuando del tiempo los daños
tales restas no consiente.
 
¿Habrá mayor idiotismo,
ni habrá pretensión más rara
que, no cambiando la cara,
negar la fe de bautismo?
 
No agreguéis a la vejez,
viejos de incógnita fecha,
un mal de vuestra cosecha
cual es la ridiculez.
 
De vuestra fama en perjuicio
no diga la razón dura
que perdéis en hermosura
sin haber ganado en juicio.
 
De ese trabajo penoso
dejad la dura faena,
y dejad caer la arena
o dirán que hacéis el oso.

 

  • El temple

    «¿Decidme por qué razón
    uno al hierro, otro al acero,
    comparaba D. Antero
    a Nemesio y a León?»
    «Porque con los dos metales
    gran semejanza se advierte:
    uno débil, otro fuerte,
    vinieron al mundo iguales.
    ...

  • El sobrio y el glotón

    Había en un lugarón
    dos hombres de mucha edad,
    uno de gran sobriedad
    y el otro gran comilón.
    La mejor salud del mundo
    gozaba siempre el primero,
    estando de Enero a Enero
    débil y enteco el segundo.
    ...

  • El pajarero

    En cierto lugar habia
    un ricacho solterón
    con la más rara afición,
    o si se quiere mania.
    Y era pájaros juntar,
    con maña domesticarlos,
    y aun [a] algunos enseñarlos
    palabras a pronunciar.
    ...

  • El mastín y el gallo

    Sabido es de cada cual
    que aún mucho más que el caballo,
    entre los vanos, el gallo
    es vanidoso animal.
    Había en cierto lugar
    uno que el cuello inclinaba
    cuando la puerta pasaba
    por temor de tropezar;
    ...

  • Imagen
    Rosalía de Castro

    Del mar azul las transparentes olas...

    Rosalía de Castro

    Del mar azul las transparentes olas
    mientras blandas murmuran
    sobre la arena, hasta mis pies rodando,
    tentadoras me besan y me buscan.
    Inquietas lamen de mi planta el borde,
    lánzanme airosas su nevada espuma,
    y pienso que me llaman, que me atraen
    hacia sus salas húmedas.
    ...

  • Imagen
    Alfonsina Storni

    Veinte siglos

    Alfonsina Storni

    Para decirte, amor, que te deseo,
    sin los rubores falsos del instinto.
    Estuve atada como Prometeo,
    pero una tarde me salí del cinto.
    Son veinte siglos que movió mi mano
    para poder decirte sin rubores:
    "Que la luz edifique mis amores".
    ¡Son veinte siglos los que alzo mi mano!
    ...

  • Imagen
    Alfonsina Storni

    Hombre pequeñito

    Alfonsina Storni

    Hombre pequeñito, hombre pequeñito,
    Suelta a tu canario que quiere volar...
    Yo soy el canario, hombre pequeñito,
    déjame saltar.
    Estuve en tu jaula, hombre pequeñito,
    hombre pequeñito que jaula me das.
    Digo pequeñito porque no me entiendes,
    ni me entenderás.
    ...

  • Imagen
    Rosalía de Castro

    Hora tras hora, día tras día...

    Rosalía de Castro

    Hora tras hora, día tras día,
    entre el cielo y la tierra que quedan
    eternos vigías,
    como torrente que se despeña
    pasa la vida.
    Devolvedle a la flor su perfume
    después de marchita;
    de las ondas que besan la playa
    ...