Gloria Fuertes

Poemas de Gloria Fuertes



  • Oración

    Que estás en la tierra, Padre nuestro,
    que te siento en la púa del pino,
    en el torso azul del obrero,
    en la niña que borda curvada
    la espalda, mezclando el hilo en el dedo.
    Padre nuestro que estás en la tierra,
    en el surco,
    en el huerto,
    ...




  • No perdamos el tiempo

    Si el mar es infinito y tiene redes,
    si su música sale de la ola,
    si el alba es roja y el ocaso verde,
    si la selva es lujuria y la luna caricia,
    si la rosa se abre y perfuma la casa,
    si la niña se ríe y perfuma la vida,
    si el amor va y me besa y me deja temblando.
    ¿Qué importancia tiene todo esto,
    ...




  • Todo asusta

    Asusta que la flor se pase pronto.
    Asusta querer mucho y que te quieran.
    Asusta ver a un niño cara de hombre,
    asusta que la noche...
    que se tiemble por nada,
    que se ría por nada asusta mucho.
    Asusta que la paz por los jardines
    asome sus orejas de colores,
    ...




  • Sale caro ser poeta

    Sale caro, señores, ser poeta.
    La gente va y se acuesta tan tranquila
    -que después del trabajo da buen sueño-.
    Trabajo como esclavo llego a casa,
    me siento ante la mesa sin cocina,
    me pongo a meditar lo que sucede.
    La duda me acribilla todo espanta;
    comienzo a ser comida por las sombras
    ...




  • Desde que nací en los diarios...

    No sé por qué... recuerdo,
    que hace años por la noche,
    yo rezaba un padrenuestro,
    para no soñar
    cosas de miedo.
    Después cuando la guerra,
    rezaba para que no sonara la sirena...
    Después seguí rezando
    ...




  • Nunca terminaré de amarte

    Y de lo que me alegro,
    es de que esta labor tan empezada,
    este trajín humano de quererte
    no lo voy a acabar en esta vida;
    nunca terminaré de amarte.
    Guardo para el final las dos puntadas,
    te-quiero, he de coser cuando me muera,
    e iré donde me lleven tan tranquila,
    ...




  • El amor te convierte

    El amor te convierte en rosal
    y en el pecho te nace
    esa espina robusta como un clavo
    donde el demonio cuelga su uniforme.
    Al tocar lo que amas te quemas los dedos,
    y sigues, sigues, sigues hasta abrasarte todo;
    después,
    ya en pie de nuevo,
    ...




  • De profesión fantasma

    De profesión: fantasma.
    Era alto y delgado y no tenía ojos,
    para lo que hay que ver, decía.
    Venía a visitarme con frecuencia,
    nunca pude saber qué fue de vivo,
    a veces me parecía hombre y a veces mujer.
    Cantar cantaba.
    Nunca se estaba quieto,
    ...




  • Carta explicatoria de Gloria

    Queridos lectores:
    Os pido excusas y excusados
    y os insinúo que me perdonéis
    por estas entregas diurnas
    que vendo entregándoos últimamente.
    Más siento yo que vosotros
    que mis versos hayan salido a su puta madre;
    más siento yo que vosotros,
    ...




  • Difícil

    Que en los penales no haya ningún justo,
    que en los panales no haya ningún zángano.
    Que en las trazas no haya hipocresía
    que en los treces no haya desengaño,
    que la cosa está en su cada cosa:
    en la viña el vino
    en el vino el vano
    intento de poblarnos la soledad
    ...