Evaristo Carriego

Poemas de Evaristo Carriego



  • La silla que ahora nadie ocupa

    Con la vista clavada sobre la copa
    se halla abstraído el padre desde hace rato:
    pocos momentos hace rechazó el plato
    del cual apenas quiso probar la sopa.
    De tiempo en tiempo, casi furtivamente,
    llega en silencio alguna que otra mirada
    hasta la vieja silla desocupada
    que alguien, de olvidadizo, colocó en frente.
    ...




  • Residuo de fábrica

    Hoy ha tosido mucho. Van dos noches
    que no puede dormir, noches fatales,
    en esa oscura pieza donde pasa
    sus más amargos días, sin quejarse.
    El taller la enfermó, y así, vencida
    en plena juventud, quizá no sabe
    de una hermosa esperanza que acaricie
    sus largos sufrimientos de incurable.
    ...




  • Te vas

    Ya lo sabemos. No nos digas nada.
    Lo sabemos: ahórrate la pena
    de contarnos sonriendo lo que sufres
    desde que estás enferma.
    ¡Ah, te vas sin remedio!,
    te vas, y sin embargo, no te quejas:
    jamás te hemos oído una palabra
    que no fuera serena,
    ...




  • Has vuelto

    Has vuelto, organillo. En la acera
    hay risas. Has vuelto llorón y cansado
    como antes.
    El ciego te espera
    las más de las noches sentado
    a la puerta. Calla y escucha. Borrosas
    memorias de cosas lejanas
    evoca en silencio, de cosas
    ...